Rechazan moratoria de casas lujosas en La Misión

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO 48

    San Francisco, Calif. -- Si navegas por portales de renta de vivienda en San Francisco, especialmente en los barrios más codiciados, puedes ver alquileres de más de $3,000 por un apartamento de una habitación o casi $5,000 por uno de dos habitaciones.

    Encontrar un lugar en donde vivir en la ciudad se ha convertido en algo tan inaccesible y angustiante que los supervisores consideraron una moratoria de 45 días para detener la construcción de un complejo de vivienda de lujo en Mission District, tradicionalmente uno de los vecindarios más diversos y de clase trabajadora en San Francisco.

    Pero la medida fue rechazada en una votación que terminó en una maratónica sesión que se extendió hasta la medianoche.

    [Relacionado: Derechos de los inquilinos a la hora de un desalojo]

    Los supervisores dieron siete votos a favor y cuatro en contra sobre la prórroga. Pero según el diario San Francisco Chronicle, la medida requería 9 votos para ser aprobada como ordenanza interina de emergencia.

    El diario dijo que los partidarios decepcionados se comprometieron a proponer la moratoria en la boleta electoral de noviembre.

    El área en cuestión es una zona donde se localizan taquerías y mercados modestos—ahora se está llenado de trabajadores del Silicon Valley que están encareciendo los restaurantes.

    En este lugar se está planificando la edificación de rascacielos que obligaría el desplazamiento de estos pequeños comercios. Vecinos del lugar han llamado a este lugar el ‘’Monstruo de la Misión”, una estructura que contará con más de 300 unidades y que se estima podrían costar $3,500 al mes.

    El crecimiento también está obligando a que inquilinos abandonen el lugar, dijeron cientos de personas que hace un mes protestaron en la alcaldía de San Francisco para exigir una moratoria y un alto a los desalojos.

    Ellos afirman que familias trabajadoras, especialmente latinas, se han visto forzadas por las empresas constructoras a desalojar y que las autoridades locales tienen la responsabilidad de hacer la lucha.

    "Es un ambiente de clase obrera", dijo Hugo Vargas, residente del barrio. " Tengo familia aquí, y al ritmo que va, no vamos a tener a nadie conocido".

    Vargas comparte una pequeña habitación con sus padres y dos hermanas menores. El espacio cuesta $900 al mes y sus padres que tienen un ingreso anual de $45,000 no han calificado para viviendas con renta controlada.

    [Relacionado: Alquiler a corto plazo afecta la disponibilidad de vivienda]

    Una moratoria podría haberle otorgado a la ciudad tiempo para comprar algunos de los espacios disponibles en Mission a fin de que construir viviendas asequibles para familias de medianos y bajos ingresos, dijeron los activistas. De lo contrario, temen que las constructoras eleven los precios de las propiedades.

    Un estudio hecho por una organización no lucrativa reveló que el distrito ha perdido familias de bajos y medianos ingresos. Familias con salarios de $50,000 y $75,000 formaban desde el 2000 la cuarta parte de los residentes que habitan en Mission. En la actualidad,  ese mismo grupo solo representa el 13 por ciento y habitan más personas cuyos ingresos son de $100,000.

    “Hay una tendencia a no convertirse en un vecindario de clase trabajadora”, dijo Gabriel Medina, presidente del Club Demócrata de Latinos de San Francisco.

    El voto de los supervisores sobre la moratoria muestra cómo las autoridades están desesperadas por hacer algo con la crisis de vivienda en una ciudad donde los precios se encuentran entre los más altos.

    [San Francisco: La peor ciudad para rentar]

    Decenas de oponentes a la moratoria se congregaron frente a la alcaldía el martes. Derek Remski, organizador del evento, dijo que las autoridades deben enfocarse en el crecimiento en lugar de los intentos para limitar artificialmente los precios.

    "No podemos congelar la ciudad en un bloque de ámbar", dijo. "No quiero fosilizar San Francisco".

    Durante las tres primeras horas de audiencia, decenas de personas permanecieron en el lugar para hablar. El apoyo a la moratoria fue abrumador para conservar terrenos de la ciudad a lo que ellos llaman un lugar seguro para inmigrantes, pobres, gente obrera y artistas.

    “Espero, rezo y añoro que San Francisco se convierta en la ciudad del Santo Francisco ’’, dijo el Reverendo Amos Brown, de la Iglesia Bautista.

    Según la ciudad, más de dos decenas de proyectos se han visto afectados por la ordenanza, incluyendo al "Monstruo’’, formalmente llamado por su ubicación,1979 Mission.

    Muchos de las unidades construidas serían para alquiler, y algunas serían puestas a la venta a familias que ganen entre $60,000 a $145,000, dijo Joe Arellano, portavoz del proyecto.

    "Si se limita la oferta de viviendas nuevas, la demanda sigue siendo alta. Y el alquiler y los precio de casas subirían", añadió Arellano.