Demandan por discriminación a la policía de San José

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018
    TELEMUNDO 48

    Un ex oficial de policía demandó el martes al Departamento de Policía de San José tras sufrir discriminación por parte de sus compañeros.

    Nabil Haidar, de nacionalidad libanesa y musulmana, dijo que los agentes lo sometieron a interminables acusaciones racistas llamándolo "Bin Laden", "talibán" y "Beirut Bomber" mientras trabajaba. Haider dijo que las agresiones comenzaron luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

    Haider, un veteranos con 21 años dentro de las fuerzas del orden, está demandando a la ciudad, al departamento de policía, al jefe de la policía Eddie García y a otros cinco oficiales involucrados en el caso.

    La demanda dice que el hostigamiento "escaló " cuando Estados Unidos invadió a Irak en 2003 para comenzar la Guerra de Irak. Los agentes de policía presuntamente le dijeron a Haidar : "No vas a explotar, ¿verdad?" e imitó su acento al decir: "Los mataré a todos".

    Haidar fue referido en varias ocasiones como ISIS, de acuerdo con la demanda, y finalmente decidió emprender acciones legales en noviembre de 2017 después de que supuestamente fue hostigado en una reunión para honrar a los veteranos.

    La querella indicó que el sargento Robert LaBarbera supuestamente dijo: "Capitán, olvidó mencionar a Nabil. Es un veterano del ISIS. Estuvo con ISIS durante dos años", el capitán Johnson Fong supuestamente se empezó a reir y permitió el acoso.

    Ambos hombres fueron nombrados como demandados en la demanda, y un acusado adicional fue presuntamente capturado por una cámara corporal haciendo un gesto de explosión y pretendiendo ser un terrorista suicida.

    Haidar alega en la demanda que ahora enfrenta un comportamiento vengativo y angustia emocional en el trabajo. El ex oficial presentó un reclamo administrativo ante la ciudad en mayo de este año, luego presentó un reclamo ante el Departamento de Empleo Justo y Vivienda de California en julio. Luego de agotar sus opciones administrativas, recibió una carta del "estado para demandar".

    El fiscal de la ciudad Richard Doyle dijo en un comunicado el lunes por la noche que "La Ciudad y el Departamento de Policía toman en serio todas las acusaciones de discriminación racial o religiosa".

    Agregó que la ciudad aún no ha sido servida con la demanda.

    "Sin embargo, en base a la demanda presentada por el Sr. Haidar con el Departamento de Empleo y Vivienda Justa del Estado, y nuestra investigación posterior, no hemos visto una base para la responsabilidad contra la Ciudad", dijo.