Estragos en toda la Bahía por lluvia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Continúa la lluvia en las próximas horas. (Published jueves 11 de diciembre de 2014)

    SAN FRANCISCO – Las intensas lluvias y vientos huracanados comenzaron a hacerse notar temprano el jueves en el norte de California, ocasionando estragos.

    El Servicio Nacional de Meteorología (NOAA) extendió una alerta de inundaciones urbanas y de riachuelos moderada para los condados de Marin, Napa y Sonoma. La advertencia queda vigente hasta las 4:45 p.m.

    La NOAA llanzó la alerta de inundaciones repentinas en el norte de la Bahía el jueves a eso de las 7:15 a.m. y extendió hasta los condados de Santa Clara, Alameda y San Mateo.

    Sonoma recibió 9 pulgadas de lluvia desde la noche, según la NOAA. Las calles en el centro de Healdsburg se están secando luego de estar entre dos a tres pies bajo agua.

    En Petaluma, la Patrulla de Caminos de California dijo que se esperan inundaciones de hasta 6 pulgadas en las carreteras del área y recomiendan a las personas no manejar si no es necesario.

    [Pronóstico del clima en el Área dela Bahía]

    Autoridades abrieron un refugio para las personas afectadas en el Santa Rosa Veterans Memorial Building, ubicado en 1352 Maple Ave. y en donde se han reportado más de 3 pulgadas de lluvia en las últimas 12 horas.

    Un edificio en Folsom Street y 17th en San Francisco, también se vio afectado con inundaciones de hasta tres pies. Equipos de emergencia llegaron para instalar pompas y sacar el agua pero tomará tiempo limpiar los escombros.

    Nancy Parker, gerente del Aeropuerto Internacional de San Francisco informó que hasta ahora se han cancelado 212 vuelos, 99 de ellos salidas y 113 arribos. Parker añadió que el aeropuerto también espera largos retrasos.

    El Ferry de la Bahía de San Francisco anunció cancelaciones y retrasos en horas de la mañana de sus salidas hacias y desde Vallejo, Alameda Oakland, South San Francisco y Harbor Bay.

    La zona de Embarcadero estuvo cerrada en horas de la mañana desde el estadio AT&T Park hasta Pier 39 por la lluvia que sobrepasó el malecón. Más de 100 establecimientos comerciales en el Pier 39 sufrieron coretes eléctricos y cerraron en horas de la tarde, según una portavoz. Sin embargo, a eso de las 1:30 p.m. la electricidad regresó y los negocios comenzaron a abrir.

    Todos los puentes del la Bahía están bajo alerta por los fuertes vientos y autoridades recomendaron conducir despacio para evitar accidentes.

    [Fotos: Inclemente el clima en la Bahía]

    Se espera que la tormenta sea una de las más importantes en cuando a viento y lluvia desde el 2009, y podría causar deslizamientos, especialmente en zonas afectadas por los intensos y extendidos incendios forestales de este año. En la costa se prevén grandes olas.

    Escuelas públicas en varias ciudades de la zona, como San Francisco, Oakland y Berkeley, así como algunas escuelas privadas, cancelaron las clases del jueves.

    [Lluvia provoca el cierre de escuelas]

    El panorama en San José es uno similar. Desde tempranas horas de la mañana, los fuertes vientos provocaron la caída de árboles, incluyendo en Byerly Street, parte de una comunidad de Willow Glen.

    Una enorme rama de un árbol se cayó, impactando un auto y parte de una vivienda. La residencia no sufrió daños mayores y ningún residente resultó herido.

    En las últimas 12 horas, San José ha visto 0.21 pulgadas de lluvia.

    Se espera que la lluvia moderada en toda la región produzca inundaciones menores en riachuelos y arroyo en las próximas horas.

    [Lluvia en la Bahía: localidades con bolsas de arena]

    En el corazón de la producción agrícola de California, los granjeros aguardan la lluvia luego de tres años de sequía.

    Aunque la precipitación podría obligar a los trabajadores a detener el cultivo de cítricos, las lluvias en esta época del año provocan que los frutos crezcan más, dijo James McFarlane, un granjero que siembra mandarinas, almendras y alfalfa en el condado Fresno.

    "Si la madre naturaleza no nos ayuda en el campo, probablemente tendremos problemas para encontrar agua en la superficie en los meses de mayor calor", dijo.

    La lluvia, y más importante, la nieve que cae en la Sierra Nevada y se derrite durante la primavera y el verano, llena las reservas que suministran agua de riego durante los meses de calor y sequía.