Brown firma ley que refuerza la paga igualitaria

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Twitter @SenHannahBeth

    El gobernador Jerry Brown convirtió en ley el martes una medida que requiere que las mujeres reciban una paga igualitaria por trabajo similar o sustancialmente similar al que hacen los hombres, con el objetivo de reducir la brecha de género en California.

    Brown firmó el proyecto de ley que refuerza las leyes laborales de California en beneficio de las mujeres, en el Craneway Pavilion de Richmond.

    SB 358, llamada California Fair Pay Act y de la autoría de la senadora Hannah-Beth Jackson, prohíbe que un empleador le pague a un empleado menos que otro empleado del sexo opuesto por trabajo sustancialmente similar. El trabajo similar es definido como una combinación de habilidades, esfuerzo y responsabilidades.

    La ley requiere que si existe una diferencia en el salario de dos empleados del sexo opuesto, el empleador establezca por qué, incluyendo factores como un sistema de antigüedad, mérito o un sistema que establece paga por la calidad o cantidad de la producción laboral.

    Bajo SB 358, un empleador no le puede prohibir a empleados divulgar su salario, discutir el salario de otros empleados o preguntar por el salario. La ley también prohíbe represalia hacia los empleados que discuten sus sueldos y permite que los empleados tomen acción si consideran que en su lugar de trabajo existe una brecha salarial entre géneros.

    La ley convierte a California en uno de los estados con las regulaciones más fuertes para cerrar la brecha salarial y de género en Estados Unidos, según el portal Think Progress.

    En California, el 84 por ciento de las mujeres tienen un sueldo igualitario al de los hombres, pero existen diferencias en varias industrias, desde Silicon Valley hasta Hollywood, según Think Progress.

    El Censo de Estados Unidos reportó que la brecha salarial entre hombres y mujeres estuvo en su nivel más bajo en récord en el 2014, según Forbes. Sin embargo, las mujeres que trabajan a tiempo completo en promedio ganaron 78.6 por ciento de lo que ganaron los hombres.