Presidentes de Croacia y Francia se robaron el show en la premiación