Griezmann le ganó la batalla a Modric