Dinamarca y Australia se ven las caras