Kenosha

Wisconsin reacciona a la visita del presidente Trump

Muchos temen que la visita programada del presidente Donald Trump pueda despertar más violencia.

WISCONSIN - Algunos residentes de Kenosha temen que la visita programada del presidente Donald Trump después de los disturbios por el tiroteo de la policía contra Jacob Blake, pueda despertar más emociones y causar más violencia y destrucción en la dividida ciudad del sureste de Wisconsin después de varios días de paz.

Trump recorrerá el martes los destrozos dejados y se reunirá con las fuerzas policiales mientras los manifestantes piden que el oficial que disparó a Blake sea despedido y enfrente cargos de intento de asesinato.

 El gobernador de Wisconsin, Tony Evers, y el alcalde de Kenosha, John Antaramian, solicitaron a Donald Trump que no visite esa ciudad.

"Yo y otros líderes de la comunidad que se han puesto en contacto, estamos preocupados por lo que su presencia pueda significar para Kenosha y para nuestro estado", escribió Evers en una carta a Trump. "Me preocupa mucho que su presencia solo sirva para hacer más difícil nuestra recuperación", agregó.

Por su parte, el alcalde Antaramian dijo, en una declaración, que "si bien las visitas de presidentes son siempre bienvenidas en esta gran ciudad, este no es el mejor momento para una visita".

"Estamos acongojados y enfocados en superar esta situación, en unirnos como una comunidad, y en reconstruir" aseguró el alcalde. "En Kenosha es mucho lo que tenemos que hacer para escuchar y comprender, y temo que una visita del presidente demorará esta labor importante", agregó.

"7 balas, 7 días": bajo este lema manifestantes en Kenosha, Wisconsin marcharon a nombre de Jacob Blake.
"7 balas, 7 días": bajo este lema manifestantes en Kenosha, Wisconsin marcharon a nombre de Jacob Blake.

Pero los supervisores de la Junta del condado Kenosha también le escribieron a Trump, instándole a no cancelar. “Los habitantes de Kenosha están sufriendo y están buscando liderazgo, y su liderazgo en este momento de crisis es muy apreciado por aquellos devastados por la violencia en Kenosha”, decía la carta de siete supervisores.

Trump no mostró signos de pensar cancelar su visita y tuiteó sobre los disturbios en Kenosha: "¡Te veré el martes!"

Diana Kreye, una residente de 60 años de la cercana Brighton, dijo que Trump está empeorando el conflicto. "No me gusta que todo esto se haya vuelto un tema político", dijo Kreye, un votante indeciso. “Que la ciudad sane. Ahora no es el momento para una sesión de fotos".

El policía que baleó al afroamericano Jacob Blake varias veces en la espalda fue identificado como Rusten Sheskey, un veterano de siete años de la policía de Kenosha, dijo el Departamento de Justicia del estado.
El policía que baleó al afroamericano Jacob Blake varias veces en la espalda fue identificado como Rusten Sheskey, un veterano de siete años de la policía de Kenosha, dijo el Departamento de Justicia del estado.

Sin embargo, Ángel Tirado, de 42 años, cree que la visita de Trump podría ayudar. “Espero que diga algo que nos pueda calmar a todos”, dijo Tirado. "Tal vez él nos unirá".

Otros dudan que el presidente tenga alguna intención de cerrar las divisiones y señalaron sus recientes tweets y su historial de hacer comentarios racistas.

"No viene aquí para curar", dijo David Sánchez, de 66 años, un jubilado y residente de Kenosha que espera que miles de personas se presenten para protestar contra Trump. “Viene a Kenosha para empezar más problemas. No me importa lo que diga ".

"No ha hecho nada en los últimos tres años para unir a la gente", dijo Raymond Roberts, de 38 años, científico de datos y veterano de la guerra de Afganistán. “Este es un condado líder en un estado líder. Se trata de su reelección".

Aún así, es probable que Trump encuentre algo de apoyo en un condado que ganó en 2016 por menos de 250 votos.

La visita de Trump se produce una semana después de que las autoridades reportaron que un joven de 17 años del norte de Illinois disparó y mató a dos manifestantes.

La tensión comenzó el 23 de agosto después de que un video mostrara a un policía de Kenosha disparando a Blake, un hombre negro, por la espalda mientras atendía a una llamada sobre una disputa doméstica.

Advertencia: estas imágenes pueden ser muy fuertes.

Durante toda la semana pasada, los manifestantes de Black Lives Matter realizaron eventos para pedir cambios en la policía, y el gobernador demócrata Tony Evers convocó una sesión especial de la Legislatura este lunes para tomar una serie de medidas de reforma policial. Pero los republicanos no parece tener planeado tomar medidas inmediatas.

La policía de Kenosha informó el domingo que 175 personas han sido arrestadas desde que comenzaron las protestas en la comunidad entre Chicago y Milwaukee. De ellos, 102 eran residentes fuera de Kenosha. Muchos arrestos fueron por violaciones del toque de queda e incluyeron posibles cargos por robo, posesión de drogas ilegales y portar armas ocultas sin un permiso. Ademásn se incautaron más de 20 armas de fuego.

Los familiares dicen que Blake, de 29 años, está cuadrapléjico y un abogado aseguró que le extirparon la mayor parte del colon y el intestino delgado. Por su parte su familia encabezó una gran protesta pacífica el sábado, justo antes de que Trump anunciara sus planes de visitar la ciudad.

La madre de Jacob Blake pide a todos en Wisconsin y en el país que tomen un momento y examinen su corazón para que se le haga justicia a su hijo quien podría haber quedado paralítico tras recibir al menos 7 balazos por la espalda.

El domingo, un grupo de alrededor de 100 policías se reunieron en el centro de la ciudad para una manifestación de “Back The Blue”. Eso fue una fracción del tamaño de una protesta del sábado contra la violencia policial que atrajo a unas 1,000 personas.

También el domingo, algunos partidarios de Trump pasaron junto a edificios incendiados y gritaron que el movimiento Black Lives Matter era una "organización terrorista".

Contáctanos