“No juzgues”: vida de un niño “maravilla”, como la película