Falso "Rambo" causa tragedia en FedEx

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto/Getty Images

    KENNESAW (Georgia) - Un empleado de FedEx con cartucheras al pecho "como Rambo" comenzó a disparar el martes en un centro de clasificación de paquetes de la empresa en las afueras de Atlanta, hiriendo a seis personas para luego suicidarse, informaron la policía y testigos.

    Además de una escopeta, el pistolero también tenía un número no revelado de bombas molotov, pero no las utilizó, agregó la policía.

    El sospechoso, identificado por los agentes como Geddy Kramer de 19 años, de la localidad de Acworth, fue hallado en el interior. Trabajaba como manejador de paquetes en las amplias instalaciones, dijo el sargento policial Dana Pierce, del condado de Cobb.

    Los investigadores tienen una idea de cuál podría haber sido su motivación, pero no están preparados para revelarla aún, agregó Pierce.

    Video: Falso "Rambo" causa tragedia en FedEx

    Video: Falso "Rambo" causa tragedia en FedEx
    (Publicado lunes 18 de agosto de 2014)

    Tres de las víctimas estaban gravemente heridas, aunque sólo una seguía en estado crítico en la tarde. La policía dijo que tres de ellas se encontraban en condición estable, y otras dos fueron atendidas y dadas de alta.

    Kramer primero condujo su automóvil a un puesto de seguridad afuera del edificio y baleó a un guardia allí antes de dirigirse al interior, señaló el comunicado.

    David Titus, un conductor de camión de esta empresa de mensajería, dijo que justo llegaba a trabajar alrededor de las 6 de la mañana cuando vio a un guardia de seguridad baleado en el abdomen. Dijo que después oyó más disparos desde el interior del edificio.

    "Fue un caos", afirmó. "Todo el mundo estaba corriendo, agachándose y escondiéndose, tratando de salir de allí".

    Liza Aiken, oficinista de FedEx, dijo que estaba trabajando cuando oyó que algo caía, volteó a su izquierda y vio al hombre armado.

    "Tenía balas sujetas al pecho, como Rambo" y portaba un cuchillo en la mano, agregó Aiken desde la entrada de un estacionamiento donde los empleados se reunieron después del ataque. Antes de que pudiera seguir, una mujer con una chaqueta de FedEx le pidió que dejara de hablar y se la llevó.

    Un hombre de 28 años que fue operado se encontraba en estado grave el martes por la tarde, mientras que una mujer de 52 que también fue sometida a una cirugía ya estaba en condición estable. El estado de un hombre de 22 años también mejoró a estable.

    Entre los otros heridos estaban una mujer de 42 años y dos hombres de 38 y 19 años.

    Scott Kramer, el padre del atacante, difundió un comunicado en el que expresó las condolencias de la familia a las víctimas del tiroteo.

    "Oramos por su recuperación completa y rápida. Nuestros pensamientos también están con todos los trabajadores en FedEx que resultaron afectados por las acciones de Geddy. No excusamos sus acciones y estamos impactados y devastados por ellas. Realmente no hay palabras adecuadas en un momento como este", afirmó Kramer.

    Múltiples agencias estatales y locales trabajan con el FBI para recabar evidencia en el centro de manejo de paquetes de Kennesaw.

    La instalación, a unos 40 kilómetros (25 millas) al norte de Atlanta, es un centro donde se clasifican los paquetes y se cargan en los vehículos para su entrega. Está al lado del aeropuerto de los suburbios del condado de Cobb.

    Después del ataque, la policía bloqueó caminos que conducen al centro FedEx. Decenas de trabajadores fueron trasladados en automóvil y autobús al estacionamiento de una pista de patinaje para que llamaran a sus parientes con el fin de que acudieran a recogerlos. Algunos familiares salieron de los autos y abrazaron a los trabajadores. Varios empleados dijeron que les habían pedido que no hablaran con los periodistas.

    La compañía no ofreció detalles sobre el ataque, y sólo dijo que estaba "enfocada en las necesidades de los miembros de nuestro equipo y cooperando con la investigación policial de esta tragedia".

    Más tarde en el día, el automóvil del hombre fue remolcado desde el lugar y se permitió que los empleados regresaran para recoger sus vehículos e irse a casa.