Mujer con enorme busto podría morir

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Esta es la historia de una actriz porno que para ganar fama y notoriedad se colocó unos gigantescos implantes en los senos, que se convirtieron en una bomba de tiempo porque empezaron a afectar a su salud seriamente. Ser bella y famosa era el sueño de Elizabeth Starr quien convirtió las cirugías estéticas en una obsesion para conseguir su objetivo. Hace 15 años estaba en la cima de su carrera como actriz porno, pero su deseo de ser más exhuberante, la hizo tomar la peor decisión de su vida: colocarse unos gigantescos implantes que ahora amenazan su salud. A sus 46 años, los bustos de Elizabeth son de copa O y debe usar un sostén especial a su medida porque en el mercado no hay de su talla. Dolor en la espalda por sus pesados pechos es el problema mínimo que enfrenta Elizabeth, ya que también confiesa estar sufriendo por las burlas, comentarios y miradas que recibe en la calle de la gente, pues su enormes atributos, ahora se han convertido en una verdadera obsesión. La exactriz se ha sometido a 63 operaciones para lidiar con las complicaciones y después de consultar con varios médicos, todos le aconsejaron que se quitara los implantes lo antes posible. Ahora ella sugiere a otras mujeres que quieren verse con más busto, que no lo hagan porque puede traer dramáticas consecuencias.