Arrestan a 100 activistas en Washington

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    El llamado "DREAM Act" es uno de los proyectos que buscan aprobación en el Congreso de Estados Unidos.

    WASHINGTON - Más de un centenar de activistas a favor de una reforma migratoria justa se dejaron arrestar frente a la Casa Blanca en un acto de desobediencia civil para reclamar al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, un alivio para los 11 millones de indocumentados que corren el riesgo de ser deportados. Las detenciones, cerca de 140 según los organizadores, fueron la culminación de una marcha que comenzó ante la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) para pedir a Obama que legalice "a la mayor cantidad de inmigrantes como le sea posible". El director ejecutivo de la organización Casa Maryland, Gustavo Torres, dijo a Efe que el presidente estadounidense "puede y debe" detener las deportaciones, que separan a familias enteras. "Pedimos a Obama un alivio justo y necesario para las comunidades de inmigrantes en el país", subrayó Torres ante unas quinientas personas entre jóvenes, madres, niños y familias enteras. A finales de junio, Obama dijo que tomaría acciones ejecutivas antes de que acabara el verano para arreglar lo máximo posible el sistema de inmigración, pero hoy el mandatario no quiso reiterar esa promesa de actuar antes del fin del periodo estival. "Sigo creyendo que si no puedo ver acciones en el Congreso, tengo que hacer al menos lo que yo pueda para hacer que el sistema funcione mejor", indicó Obama en una conferencia de prensa en la Casa Blanca. No obstante, dijo que algunas crisis en los últimos meses que "afectan al cronograma" anunciado en junio, y evitó establecer una fecha aproximada para su anuncio de acciones ejecutivas. Los activistas prorreforma se dirigieron desde la sede del ICE a la Casa Blanca, donde protagonizaron un acto de desobediencia civil. Los manifestantes se sentaron frente a la verja que circunda la residencia presidencial y fueron arrestados entre los aplausos de los centenares de personas que participaron en la marcha. "Estoy dispuesta a dejarme arrestar porque ya llevo más de una década de estar por la reforma, de visitar oficinas de congresistas, de estar ayunando en carpas, de estar registrando votantes", dijo a Efe Susana Sandoval, de la organización "We Belong Together".