Guerra sobre educación en California

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto/Getty Images

    LOS ÁNGELES (California) - Casi 20 años después que California fue el primer estado en prohibir el uso de raza y etnicidad como criterio de admisión a las universidades, una propuesta de reinstalar la llamada "acción afirmativa" ha suscitado una reacción divisionista en el seno del Partido Demócrata del estado y ha creado oportunidades para los conservadores.

    El debate se desarrolla en el estado más poblado y de mayor diversidad étnica mientras un fallo de la Corte Suprema Nacional ratifica el derecho de los votantes a decidir si las consideraciones raciales deberían incidir en la admisión a las universidades.

    La propuesta de California permitiría a los votantes rescindir la prohibición estatal a este programa gubernamental para garantizar la igualdad de oportunidades a todos sin distinción de raza, sexo, edad, religión u orientación sexual, pero una inesperada reacción de familias de ascendencia asiática que se movilizaron por medios en idioma chino, efectuaron manifestaciones y organizaron campañas epistolares, prácticamente han matado la medida.

    "Me sorprendió", afirmó el senador demócrata Ed Hernández, autor del proyecto. "No lo esperaba".

    Los estudiantes de ascendencia asiática están inscritos en muchas universidades de California desproporcionadamente en relación a su porcentaje de población en el estado. Los críticos del plan de Hernández manifestaron preocupación de que estudiantes capacitados pudieran quedar marginados sencillamente debido a su etnicidad.

    El debate ha reabierto viejas heridas sobre el papel de la raza en las admisiones estudiantiles, ha dividido a los demócratas y ha creado una oportunidad para los republicanos en el estado.

    Los votantes de California fueron los primeros en la nación en prohibir el uso de la raza o etnicidad en las admisiones universitarias en 1996. Hernández intentó recientemente de revertir esa acción, diciendo que perjudica a los estudiantes hispanos y negros. Su propuesta es su cuarto intento.

    Una prohibición similar aprobada por los votantes en Michigan fue ratificada por la Corte Suprema Nacional el martes, pero no se cree que ese fallo modifique la situación en California, donde es probable que se mantenga la prohibición independientemente de la decisión judicial.

    La propuesta de Hernández fue aprobada por el Senado estatal en enero impulsada por los demócratas. Pero después de la enérgica oposición, los líderes legislativos levantaron el proyecto antes de que pudiese ser debatido en la Asamblea.

    La controversia resalta la complejidad de las políticas raciales en California, donde el sistema de escuelas públicas se ha visto en dificultades durante décadas para mejorar el desempeño. Los críticos de la prohibición al criterio racial dicen que es parte de un sistema escolar que ha fallado a los estudiantes negros e hispanos.

    Los negros y los hispanos tienen mayor probabilidad de asistir a las escuelas de menor rendimiento que los estudiantes blancos o asiáticos, lo que atenta contra su capacidad de ser admitidos a las universidades, donde no están representados suficientemente.

    En vez de debatir la propuesta de Hernández, los legisladores planean ahora efectuar audiencias sobre la acción afirmativa y otros aspectos sobre la igualdad de oportunidades en el estudio.