Frank y Tito, la amistad perruna más conmovedora nació en un albergue