La mayoría de los californianos apoya suspender la pena capital pero no abolirla

Una encuesta revela que están de acuerdo en suspenderla sin eliminarla por completo.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ¿No has dormido lo suficiente? ¿Cuál es tu excusa?
    Veinte de los 50 estados de la Unión han abolido la pena de muerte, que sigue vigente en los 30 restantes. EFE/Archivo

    La mayoría de los votantes de California apoya la moratoria sobre la aplicación de la pena de muerte decidida por el gobernador, Gavin Newsom, pero respalda también mantenerla como "un posible castigo para delitos graves", según un estudio publicado este lunes en Estados Unidos.

    La encuesta encargada por el periódico Los Angeles Times y realizada por la Universidad de California en Berkeley, encontró que el 52 % de los residentes habilitados para votar respaldaron la decisión de Newsom de otorgar una suspensión general de las ejecuciones, frente a un 48 % que rechazaron la decisión.

    Sin embargo, un 61 % de los encuestados respaldó mantener la pena capital como un "posible castigo por delitos graves", mientras que el 39 % de los votantes dijo que debería ser abolida totalmente.

    Los encuestadores citaron que la negativa a poner fin a la pena capital se debe "probablemente a un asunto de conciencia", como en el caso de Isauro Aguirre, declarado culpable de torturar y asesinar al hijo de su novia, Gabriel Fernández, de ocho años.

    Aguirre fue condenado a muerte en junio del año pasado.

    California cuenta con el corredor de la muerte más poblado de Estados Unidos, con 740 presos, aunque es uno de los estados con menos ejecuciones del país, con un total de 13 (la última en 2006) desde la restitución de la pena capital en 1976.

    En marzo pasado, Newsom ordenó la moratoria, que también incluyó el cierre de la sala de ejecuciones ubicada en la Prisión Estatal de San Quintín, y canceló los esfuerzos legales que adelantaba el estado para que los tribunales avalasen nuevas inyecciones letales.

    El gobernador argumentó que en parte su decisión se basó en que el sistema "ha discriminado a los acusados con enfermedades mentales, a los afroamericanos y a los latinos, a los que no pueden pagar una defensa costosa".

    California se unió a Pensilvania, Oregón y Colorado como estados con moratorias de las ejecuciones decretadas por los gobernadores pero con la pena de muerte vigente.

    Hasta octubre pasado, California contaba con 740 de los 2.721 presos condenados a muerte en EE.UU., un 27,2 % del total, más del doble que el segundo estado, Florida, con 354.

    Veinte de los 50 estados de la Unión han abolido la pena de muerte, que sigue vigente en los 30 restantes.