Ocultaban lingotes de oro en insólito orificio de sus cuerpos