Chente venera el talento de Infante y Negrete