San Francisco

Supermercado Safeway toma medidas de seguridad extremas ante ola de robos en San Francisco

El establecimiento ha cerrado bajo llave la mayoría de los productos y han instalado defensas de metal en el interior del supermercado.

Telemundo

El establecimiento ha cerrado bajo llave la mayoría de los productos y han instalado defensas de metal en el interior del supermercado.

Ante la ola de robos masivos que se han registrado durante las últimas semanas a lo largo del Área de la Bahía, establecimientos como Safeway han implementado medidas de seguridad para evitar continuar siendo víctimas de este tipo de crimen.

El supermercado ubicado en Market Street y Church Street en San Francisco es uno de los más grandes de la ciudad, allí han aumentado la presencia de guardias de seguridad y han reducido los horarios de la tienda que antes funcionaba las 24 horas del día.

Adicionalmente, han cerrado bajo llave la mayoría de los productos y han instalado defensas de metal en el interior del supermercado.

Los carritos de compras tienen dispositivos que no permiten que los clientes los saquen del establecimiento.

A través de un comunicado la empresa aseguró que “al igual que otros negocios locales, buscamos la manera de hacerle frente a la criminalidad y al bienestar de nuestros empleados y al mismo tiempo ofrecer un ambiente seguro a nuestros clientes”.

Ahsha Safai, supervisor de la ciudad, explicó que una de las medidas que están contemplando para combatir la ola de robos es que agentes del Alguacil sean contratados por los negocios de la ciudad.

“Hemos llegado a un acuerdo que permitirá que los agentes del alguacil de la ciudad y condado San Francisco que sean contratados por la empresa privada para servicios de seguridad”, dijo Safai.

El supervisor indicó que durante los próximos días "representantes de la policía y del alguacil trabajarán dpara proponer todos los parámetros sobre los arrestos, encarcelamiento y todos los detalles para hacer de esto un programa exitoso”.

William Scott, jefe de la policía de San Francisco enfatizó que “las peticiones que nosotros no podamos cumplir las tomaría el departamento del Alguacil y queremos ofrecer un producto que funcione para los negocios que paguen por esté servicio”.

Estos servicios no serán pagados por los residentes, si no por los negocios que contraten a los agentes.

“Este tiempo extra de trabajo no afectará nuestro nivel de personal y será de forma voluntaria y además será una oportunidad más para que los los alguaciles se involucren con nuestra comunidad", aseveró Paul Miyamoto, jefe de Alguaciles de San Francisco.