vacuna contra el COVID-19

Padres protestan contra el mandato de vacunación para estudiantes al norte de la Bahía

Los representantes aseguraron que están dispuestos a sacar a sus hijos de la escuela si continúa el mandato de vacunación.

Telemundo

Los representantes aseguraron que están dispuestos a sacar a sus hijos de la escuela si continúa el mandato de vacunación.

Decenas de padres de familia protestaron el lunes en el condado Sonoma y Napa para expresar su desacuerdo contra el mandato de vacunación que exige que los estudiantes del séptimo al doceavo grado sean vacunados contra el COVID-19 si desean asistir a clases presenciales.

Con pancartas en mano con mensajes como "las vacunas matan más niños que el COVID", zapatos y gritando consignas como “nosotros somo las voces de nuestros hijos”, los manifestantes aseguraron que, aunque no están en contra de las vacunas, no están de acuerdo con que se les obligue a colocárselas a sus hijos.

“No estamos en contra de la ciencia ni las vacunas, estamos en contra de la obligación de que a fuerzas tenemos que ponerles la vacuna a nuestros niños cuando no hay evidencia, es algo que es muy nuevo”, aseguró Liliana Edwards, quien está en contra del mandato de vacunación.

Otras de las acciones que estos representantes tomaron como forma de protesta fue el no enviar a sus hijos a clases durante el lunes.

Los asistentes se agruparon frente a la oficina del Superintendente en Santa Rosa.

 Por su parte, en Napa los manifestantes dejaron los zapatos de sus hijos en representación de la cantidad de niños que están dispuestos a sacar de las escuelas si continúa en efecto este mandato.

 “Ellos están de acuerdo de que yo los saque de la escuela, estamos dispuestos a hacer home school, es algo que yo nunca he hecho pero yo estoy dispuesta a hacer sacrificios por mis hijos, por el bienestar de ellos”, aseveró Mireya Sánchez, madres de familia.

Protestas a nivel estatal también se llevaron a cabo con el objetivo de provocar ausentismo escolar, sin embargo, algunos distritos escolares reportaron no haber reportado un gran número de estudiantes ausentes.

A través de un comunicado, Steve Harrington, superintendente escolar del condado Sonoma aseguró que “mantener a los niños en casa para protestar por este requisito solo resultaría en una mayor pérdida de aprendizaje. El financiamiento de las escuelas no se vería afectado por estas ausencias”