Más y más hispanos se mudan al Condado Contra Costa

Mientras cientos de familias trabajadoras se encuentran en busca de oportunidades y vivienda accesible, una ciudad del Área de la Bahía sigue creciendo y aumenta su población rápidamente.

Familias hispanas como la de Cesar García no desaprovechan la oportunidad de tener un techo digno donde vivir, aunque tengan que manejar varias horas ida y vuelta para seguir ganándose el pan de cada día.

"Aunque estamos un poco retirados de lo que es en la ciudad de San Francisco, las casas, los precios son más accesibles, para comprar o ya sea para rentar", dijo García, residente de Antioch. "En mi caso para poder darle un lugar donde vivir a mis hijos, para comprar casa, compramos aquí en Antioch".

El fenómeno ocurre en gran parte a los altos precios de vivienda en el Área de la Bahía que siguen desplazando a la clase trabajadora de las ciudades más concurridas de la región. Esas personas siguen llegando a Antioch.

"Ha cambiado mucho esta ciudad era blanca antes, al principio y ahora estamos como a 45 por ciento latinos", dijo Mary Rocha, residente de Antioch.

Antioch es la segunda ciudad más grande del Condado Contra Costa. Tiene una población de más de 111 mil habitantes, los cuales, según residentes, arribaron en los últimos 10 años.

"Posiblemente es que el costo de la renta es más económico en esta área", dijo Rosa Elena Guerra, quien vive en Antioch.

A medida que aumenta la población, la demanda de vivienda también crece. Es por eso por lo que siguen construyéndose casas y departamentos a lo largo y ancho de la ciudad.

"En 1970, teníamos como 24 mil personas ahora estamos arriba de 100 mil", dijo Rocha.

Rocha ha vivido en la ciudad durante más de 40 años, fungió como alcaldesa desde el año 1997 hasta el 2000. Dice que jamás imagino ver la ciudad tan poblada y le enorgullece saber que la mayoría de los que arriban son miembros de la comunidad latina, personas trabajadoras con muchas ganas de salir adelante.

"Nos dieron la posibilidad a todos los latinos y de todas las razas de poder poner nuestros propios negocios", dijo Guerra. "Antes no se daba eso hoy hay más facilidad de hacerlo, hoy podemos ir a la pulga, poner un puesto en la esquina de frutas".

Con restaurantes, negocios ambulantes, lavado de autos, y establecimientos de belleza, la ciudad sigue creciendo y las oportunidades no dejan de llegar, aún así, hay quienes sienten nostalgias recordar la vieja Antioch.

"Estaba muy bonito las casas nuevas, todo muy tranquilo nada de carros, muy pacífico", dijo García.

Contáctanos