Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de fumar

Una de cada cinco muertes en EEUU es causada por esta adicción que ataca los pulmones.

17 fotos
1/17
Shutterstock
Tabaquismo.
2/17
Shutterstock
La adicción al cigarrilo genera, entre otras cosas, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Te explicamos el tabaquismo, la principal causa de invalidez o muerte prematura en el mundo entero, y te detallamos lo que le pasa a tu cuerpo cuando dejas de fumar.
3/17
Shutterstock
El tabaquismo es la adicción al tabaco, provocada principalmente por uno de sus componentes más activos, la nicotina. El abuso de su consumo produce enfermedades nocivas y hasta mortales.
4/17
Shutterstock
La enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC, hace referencia a un grupo de afecciones que obstruye la circulación del aire y causa problemas relacionados con la respiración, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus sigles en inglés).
5/17
Shutterstock
La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) por lo general es causada por fumar. A esto se atribuyen hasta 8 de cada 10 muertes relacionadas con la EPOC, de acuerdo al CDC.
6/17
Shutterstock
La EPOC hace que circule menos aire por las vías respiratorias, que son los conductos que llevan el aire hacia y desde los pulmones.
7/17
Shutterstock
La menor circulación de aire en los pulmones se debe a que, entre otras cosas, las vías respiratorias y las diminutas bolsas de aire de los pulmones pierden su capacidad para estirarse y contraerse y a que las paredes entre muchas de las bolsas de aire de los pulmones, se destruyen.
8/17
Shutterstock
Otro factor que limita la circulación del aire en los pulmones debido a la enfermedad pulmonar es que las paredes de las vías respiratorias se engrosan e inflaman (se irritan y se hinchan), según se explica en la página web del CDC.
9/17
Shutterstock
El tabaquismo hace que las vías respiratorias produzcan más mucosidad de lo habitual en los pulmones, lo que las puede bloquear e impedir el flujo de aire. Fumar es directamente responsable de aproximadamente el 90% de las muertes por cáncer de pulmón.
10/17
Shutterstock
La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, en su inicio, puede no mostrar síntomas aunque se pueden sentir una tos persistente (a menudo llamada "tos del fumador"), dificultad para respirar, especialmente al hacer actividad física y presión en el pecho, de acuerdo al CDC.
11/17
Shutterstock
A medida que la enfermedad empeora, los síntomas pueden incluir: problemas para inhalar el aire o para hablar; coloración azul o morada en los labios o uñas (una señal de bajos niveles de oxígeno en la sangre); disminución de la lucidez mental; palpitaciones muy rápidas; inflamación de los pies y los tobillos y pérdida de peso.
12/17
Shutterstock
Según el portal DMedicina, un conocido sitio web sobre salud, después de un día sin fumar, se reducen bastante los niveles de monóxido de carbono en los pulmones, lo que aumenta los niveles de oxígeno en la sangre. Además, comienza a recuperarse el olfato y la comida sabe mejor, especialmente pasados los primeros días.
13/17
Getty Images
A los 2 o 3 días: El cuerpo tarda unos 3-4 días en eliminar completamente la nicotina o sus derivados, como la cotinina. Sin embargo, otros compuestos presentes en el tabaco, como el alquitrán, se acumulan en los pulmones y pueden tardar años en desparecer del organismo, de acuerdo a DMedicina. Los primeros días son los peores, las ganas de fumar suelen ser muy intensas y frecuentes pero disminuyen progresivamente hasta desparecer, de acuerdo a DMedicina (foto de archivo).
14/17
Getty Images
A las 2 o 3 semanas: Fumar es una adicción física y psicológica, una conducta aprendida que genera una dependencia social. Al abandonar el tabaquismo es normal que permanezcan las ganas de fumar e incluso que aparezca el llamado síndrome de abstinencia o “mono”, acompañado de irritabilidad, ansiedad, nerviosismo y cansancio, entre otros síntomas. “El síndrome de abstinencia dura unas 2-3 semanas y es la principal causa de que los fumadores vuelvan a fumar”, afirma el doctor Francisco Camarelles Guillem, médico de familia y vicepresidente del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) en España, según informa DMedicina.
15/17
Getty Images
A los 3 meses: La función pulmonar comienza a mejorar y se produce una disminución notable de la tos, la congestión nasal, la fatiga y la sensación de falta de aire. De hecho, estas mejoras pueden empezar a aparecer incluso a las dos semanas de haber dejado el tabaco, junto con una mayor elasticidad e hidratación de la piel que se había perdido a causa del tabaquismo, según DMedicina. Te puede interesar: sitio web en español Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
16/17
Getty Images
“El aumento de peso es una de las principales barreras y dificultades para dejar de fumar. La buena noticia es que podemos hacer cosas para evitarlo, como cuidar la alimentación o aumentar la actividad física”, dice el doctor Camarelles en el portal DMedicina. Tras un año sin fumar, el riesgo de enfermedad cardiovascular disminuye hasta reducirse en un 50% y sigue descendiendo con el paso del tiempo. Tras 5-15 años sin fumar el riesgo de infarto cerebral es el mismo que el de una persona que nunca ha fumado. Te puede interesar: Qué es el cáncer, los diferentes tipos y cómo prevenirlo
17/17
Getty Images
“Se calcula que en 2012, en España, 60,456 personas murieron con enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco, el 15.23% de las muertes registradas en todo el país. Esto es como lanzar una moneda al aire: si sale cara te salvas, si sale cruz mueres”, afirma el doctor Camarelles Guillem. Te puede interesar: Qué es el herpes y por qué debes estar alerta
Contáctanos