SOMOS LATINOS

Director de escuela latino enfrenta retos con dedicación y orgullo en Oakland

“Yo sueño que cada estudiante que entra a nuestra escuela entienda y pueda ver el poder que ellos ya tienen dentro de sí mismos”, expresó Edgar Rodríguez Ramírez es director de la escuela primaria Garfield.

Telemundo

“Yo sueño que cada estudiante que entra a nuestra escuela entienda y pueda ver el poder que ellos ya tienen dentro de sí mismos”, expresó Edgar Rodríguez Ramírez es director de la escuela primaria Garfield.

Edgar Rodríguez Ramírez es director de la escuela primaria Garfield y con tan solo cuatro meses en el cargo se ha tenido que enfrentar a uno de los restos más grandes, el regreso a clases presenciales durante una pandemia que ha dejado un sin sabor en quienes la han padecido.

Pero esto no ha hecho que el ímpetu y las ganas de trabajar de Edgar disminuyan.

“Me siento orgulloso, feliz de levantarme todos los días de ver nuestra escuela, nuestro edificio”, aseguró.

Edgar afirma que lo que más le preocupaba era el regreso de los niños que por primera vez acudían a su escuela.

“Porque yo quiero que cada estudiante tenga un día alegre, para que ellos quieran regresar y trabajar duro en su educación”, explicó.

Su labor no es un trabajo fácil, ya que tiene que lidiar con las necesidades no solo de los estudiantes, sino también de los padres, y maestros, supervisar planes académicos, hacer presupuestos, y tomar decisiones a cada minuto y cada hora.

A raíz de la pandemia decidió invertir $20,000 en salud mental para los niños.

“Sabemos que muchos estudiantes han tenido familias que han perdido por COVID-19, se necesita ese apoyo, puntualizó.

La filosofía de este director está en involucrar a los padres en la escuela tanto, que sean parte  de las decisiones, así mismo cree que es fundamental que los niños se vean reflejados en aquellos que lideran sus escuelas.

“Mi primera maestra fue latina, la tuve por 3 años, ella fue muy importante en la forma en que pudo abogar no solo por mí, pero enseñarle a mi mamá y mi papá cómo abogar por nosotros y a mis hermanas también”.

Y a pesar de todos los retos a lo que se enfrenta y enfrentará, Edgar nunca ha dejado de señar.

“Yo sueño que cada estudiante que entra a nuestra escuela entienda y pueda ver el poder que ellos ya tienen dentro de sí mismos, que nuestra comunidad entienda que las respuestas de nuestros problemas muy complicados están dentro de nosotros, que nosotros ya tenemos ese poder y esa inteligencia de poder resolverlos”, añadió.