Fotos: Remedios naturales para el combatir el PMS

Podrías aliviar los molestos síntomas del PMS incorporando ciertos alimentos y soluciones naturales a tu rutina. ¡Toma nota de estos remedios de la abuela!

9 fotos
1/9
Shutterstock
Podrías aliviar los molestos síntomas del PMS incorporando ciertos alimentos y soluciones naturales a tu rutina. ¡Toma nota de estos remedios de la abuela!
2/9
Shutterstock

1. Evita el alcohol.

Podría empeorar el ánimo de esos días e incluso generar una depresión, ya que nuestro carácter está especialmente sensible. Prefiere bebidas naturales sin gas o jugos de frutas.

3/9
Shutterstock

2. Mantén una dieta rica en nutrientes.

Los alimentos ricos en zinc, magnesio, vitaminas B6 y B1 pueden reducir la hinchazón, los calambres y otros síntomas premenstruales: carnes rojas magras, mariscos, quesos, legumbres, vegetales verdes, nueces y semillas.

4/9
Shutterstock

3. Duerme bien.

Los expertos recomiendan que las mujeres tengan de siete a nueve horas de sueño, especialmente durante el PMS. Dormir bien puede aliviar la fatiga y la irritabilidad.

5/9
Shutterstock

4. Sauzgatillo.

El sauzgatillo es efectivo en la curación de los calambres del SPM. Cada mañana pon 10 gotas de extracto de sauzgatillo en un vaso de agua y tómalo.

6/9
Shutterstock

5. Incrementa el consumo de té.

El té de menta y el té de manzanilla son bastante efectivos en aliviar los calambres de estómago debidos al SPM o PMS. Para aliviar sus calambres instantáneamente toma una taza de té de milenrama.

7/9
Shutterstock

6. Toma leche, lácteos y alimentos ricos en calcio.

La mujer que consume mucho calcio puede llegar a reducir sus síntomas del PMS hasta un 50%.

8/9
Shutterstock

7. Reduce la cafeína y limite la cafeína.

La cafeína se encuentra en no solo en el café, sino en el té y el chocolate, estos te harán incrementar los síntomas del PMS. Puedes beber tisanas, infusiones o té de hierbas, que además te ayudarán a evitar la retención de líquidos.

9/9
Shutterstock

8. Posición.

Invierte la pelvis, que es donde se está concentrando la sangre y está haciendo presión provocándote el dolor. Pon una manta en el suelo, túmbate boca arriba y eleva las piernas apoyándolas en la pared, una silla o el borde de la cama. Eleva la pelvis y verás que el dolor atenuará. Cuando te pongas de pie el dolor no volverá.

Contáctanos