Trump no aguanta y desde Japón arremete contra los demócratas en el debate

El presidente hizo esperar a la canciller alemana para volver a opinar sobre los precandidatos.

trump-critica-debate-foto-main-1234

El presidente estadounidense, Donald Trump, tiene una agenda apretada durante la cumbre del G20 en Osaka, Japón, pero no pudo evitar buscar televisiones y abrir Twitter para no perderse ni un detalle de la segunda jornada del debate entre los aspirantes demócratas a arrebatarle el poder el año que viene.

La canciller alemana, Angela Merkel, tuvo que esperar en silencio mientras Trump comentaba sus impresiones del debate que se desarrollaba en Miami al mismo tiempo que la cumbre de Osaka.

"Acabo de pasar por una televisión mientras me dirigía aquí (a la bilateral con Merkel) y he visto que los demócratas han 'dado' cuidados de salud completos al 100 por cien de los inmigrantes ilegales que entran en nuestro país", afirmó Trump.

Unos minutos antes, el mandatario ya había aprovechado la breve pausa entre su encuentro con el primer ministro indio, Narendra Modi, y la canciller alemana para enviar un tuit sobre el mismo tema.

"Todos los demócratas acaban de levantar la mano a favor de dar cuidados de salud ilimitados a millones de inmigrantes indocumentados. ¿Qué les parecería si primero nos ocupamos de los Ciudadanos Estadounidenses? ¡Con esto se acabó esa carrera (demócrata)!", escribió.

Trump ya había visto la primera parte del debate demócrata, con 10 de los 25 aspirantes a derrotarle en las elecciones de noviembre de 2020, durante el vuelo que le llevó este jueves a Osaka, pero la segunda entrega le interesaba especialmente por incluir al favorito en las encuestas, el ex vicepresidente Joe Biden.

"Anoche (miércoles) tuvieron el primer debate, no sé si lo vieron. No fue muy emocionante, eso puedo garantizárselo. Hoy tienen otro. Definitivamente tienen candidatos suficientes, y no hay mucho más que contar", aseguró Trump durante la reunión con Merkel.

"Así que estoy encantado de pasar tiempo con usted en lugar de verlo", añadió en tono poco convincente, mientras la canciller alemana trataba de mantenerse neutral y evitaba mirar a los ojos a Trump.

La diatriba de Trump sobre el debate fue espontánea, sin que la prensa le hubiera pedido hacer comentarios sobre el tema, y demostró la importancia que el mandatario da a la contienda entre la oposición, a pesar de que aún quedan dieciséis meses para las elecciones de 2020.

Trump lanzó formalmente la semana pasada su campaña de reelección con un mitin en Orlando, Florida, aunque en realidad lleva recaudando fondos desde que llegó al poder en 2017.

Las primeras encuestas internas de su campaña no han sido halagüeñas para el presidente: le daban apenas el 39% de la intención de voto en Pensilvania, el 41% en Wisconsin, y siete puntos menos en Florida que Biden.

El mandatario ha restado importancia a esos sondeos al recordar que en 2016 ya hubo encuestas equivocadas sobre su candidatura, pero el episodio ha llevado a su campaña a despedir a tres de sus encuestadores en un aparente intento de tranquilizarle.

Contáctanos