Política, la Casa Blanca y el Congreso

Política, la Casa Blanca y el Congreso

Dan detalles de mortal emboscada a soldados de EEUU

La muerte de cuatro Boinas Verdes en Níger desató una agria disputa política.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El ataque extremista tuvo un saldo de cuatro soldados estadounidenses muertos. (Published martes 24 de octubre de 2017)

    La unidad de las fuerzas especiales estadounidenses que fue emboscada por milicianos extremistas en Níger no pidió ayuda hasta una hora después de su primer contacto con el enemigo, explicó el lunes el máximo general de Estados Unidos.

    El jefe del Estado Mayor Conjunto intentó aclarar algunos de los detalles oscuros sobre el ataque, que dejó cuatro soldados estadounidenses muertos y desencadenó una agria disputa política.

    El general de Infantería de Marina, Joseph Dunford, dijo a la prensa que los estadounidenses, incluidas las familias de los soldados caídos, merecen respuestas sobre la emboscada mortal en el país africano. Pero señaló que aún le faltan muchos detalles sobre cómo se desarrolló el ataque y pidió paciencia conforme avanza la investigación militar.

    La descripción que hizo Dunford del incidente indicó cómo se había alargado el ataque de media mañana y que pasaron muchas horas hasta que los muertos y heridos fueron evacuados.

    El general dijo que “en cuestión de minutos” desde que la unidad pidió asistencia, un dron estadounidense se había colocado en posición sobre la zona, proporcionando vigilancia y videos. Declinó precisar si la aeronave estaba armada, pero dijo que no había abierto fuego.

    Pasó otra hora hasta que llegaron los cazas franceses, pero los heridos no fueron trasladados hasta la tarde, cuando llegaron helicópteros franceses junto con tropas adicionales de Níger. Los cuerpos de tres boinas verdes caídos fueron evacuados esa noche, dijo.

    “No hago juicios sobre el tiempo que tardaron en pedir apoyo”, dijo Dunford. “No sé si pensaban que necesitaban apoyo antes de esa hora. No sé cómo se desarrolló este ataque. No sé cuál fue su evaluación inicial sobre a qué se enfrentaban”.

    Dunford, un comandante curtido en batalla, recordó situaciones en las que “uno enfrenta contacto enemigo, su evaluación inicial es que puede gestionar ese contacto con los recursos que tiene”.

    Dunford admitió que sigue habiendo muchas preguntas abiertas casi tres semanas después del ataque, como si el contingente estadounidense tenía la información, equipamiento y formación adecuada, si hizo una evaluación precisa de la amenaza en la zona, cómo se separaron los soldados en el combate y por qué llevó tanto tiempo recuperar el cuerpo del sargento La David Johnson, que estuvo dos días desaparecido antes de que tropas de Níger encontraran su cuerpo y lo entregaran a Estados Unidos.

    El general explicó que la unidad de 12 efectivos de fuerzas especiales acompañó el 3 de octubre a 30 soldados de Níger en una misión de reconocimiento cerca del pueblo de Tongo Tongo, unos 85 kilómetros al norte de la capital. Terminaron pasando la noche allí y cuando regresaban a su base a la mañana siguiente, se encontraron con unos 50 combatientes enemigos que viajaban en vehículos y llevaban armas ligeras y lanzagranadas.

    Al margen de los detalles en torno al ataque, la muerte de Johnson y la angustia de su familia han protagonizado una importante disputa política. Después de que el cuerpo del sargento fuera repatriado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que él había hecho más que cualquiera de sus predecesores por rendir homenaje a los caídos y consolar a las familias.

    Entonces, la tía de Johnson acusó a Trump de “faltar al respeto” a su familia en su llamada de condolencias. En una inusual rueda de prensa, John Kelly, exgeneral de Infantería de Marina y actual jefe de despacho de la Casa Blanca, arremetió contra los críticos de Trump. El presidente continuó con sus críticas durante el fin de semana.

    También el Congreso ha pedido respuestas. El senador republicano John McCain, presidente del Comité de Servicios Armados, amenazó la semana pasada con una citación a declarar para acelerar el flujo de información.

    Dunford defendió la labor de la misión estadounidense en Níger. Las fuerzas de Estados Unidos han trabajado de forma intermitente en el país durante más de dos décadas, explicó. Actualmente, unos 800 efectivos apoyan una misión liderada por Francia para combatir a los grupos extremistas Estado Islámico, Al Qaeda y Boko Haram en el África occidental.