Lo acusan de ofrecer servicios legales migratorios a cambio de sexo

Buscan a víctimas del hombre que presuntamente se hacía pasar por abogado de inmigración.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Empleado de una oficina de inmigración arrestado en LA

    José Morales, un empleado de una oficina de inmigración de Los Ángeles fue arrestado por supuestamente pedir favores sexuales a cambio de trámites migratorios. (Publicado miércoles 23 de mayo de 2018)

    Autoridades de California buscan a más víctimas de un hombre que fue arrestado por supuestamente tratar de convencer a una mujer de mantener relaciones sexuales con él a cambio de ayuda legal para el caso de inmigración de su marido.

    José E. Morales fue arrestado el 26 de abril, informó el Departamento de Policía de Los Ángeles.

    La víctima le dijo a los oficiales que había visitado una oficina legal el 3 de abril, dijo la policía.

    “La víctima, quien creyó que Morales tenía licencia de abogado, le pidió que la ayudara con el caso de inmigración de su esposo”, contaron los oficiales.

    “Durante la visita Morales se mostró sexualmente agresivo con la víctima y ella rápidamente dejó su oficina. En los próximos días, Morales repetidamente llamaba a la víctima para ofrecerle servicios legales con descuento para el caso de su marido, pero a cambio de sexo, lo que la víctima rechazó”, agregó la policía.

    El sospechoso supuestamente le dijo a la mujer que no iba a trabajar en el caso de su esposo y que le iban a revocar la visa a menos de que ella tuviera relaciones sexuales con él. Esto hizo que la mujer contactara a la Asociación de Abogados, dijo la policía.

    Los abogados le aconsejaron a la mujer que presentara un reporte policial, lo hizo, y fue cuando Morales fue arrestado, según el LAPD.

    Los registros de detenidos del condado Los Ángeles muestran a un hombre de 67 años llamado José E. Morales, quien fue detenido el 26 de abril por personal de la División Rampart del LAPD. Morales fue puesto en libertad el 30 de abril después de pagar una fianza de $35,000.

    Los detectives creen que hay más víctimas y las están alentando a denunciarlo.