Comunidad pierde confianza en policía de Oakland

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Policía busca ganar la confianza de la comunidad.

    Un estudio determinó que las minorías como hispanos y afroamericanos continúan siendo el principal blanco de la policía de Oakland. La Ciudad trabaja para mejorar los procedimientos de seguridad. (Publicado viernes 20 de julio de 2018)

    La alcaldesa de Oakland, Libby Shaaf y la jefa del Departamento de Policía de Oakland, Anne Kirkpatrick sostuvieron una reunión el martes con la comunidad para discutir un estudio realizado por la Universidad de Stanford que indica que las minorías étnicas, como hispanos y afroamericanos, continúan siendo el principal blanco de los oficiales de la ciudad.

    Jennifer Eberhardt profesora de la universidad y su equipo analizaron datos de detención policial desde el 2014 como parte de un esfuerzo constante del Departamento de Policía de Oakland para modernizar los procedimientos y mejorar las relaciones entre la comunidad y la policía mediante el uso de análisis basados en datos.

    Office of the Special Narcotics Prosecutor For the City of New York

    Según el estudio en 2016 la policía detuvo a 32,569 personas por supuestas violaciones de tráfico, de las cuales alrededor del 60 por ciento de los detenidos fueron hispanos.

    “Los números son muy feos y tristes. En este departamento hay un compromiso por mejorar”, expresó Shaaf.

    Schaaf dijo en un comunicado que el análisis es "el esfuerzo más transparente de la nación para analizar los datos de del perfil racial y luego usar los datos para crear nuevas políticas y procedimientos de entrenamiento para corregir nuestro prejuicio racial".

    La Alcaldesa resaltó que es importante que cada vez que un oficial detenga a una persona, hispana o afroamericana, justifique por escrito la razón por la cual fue detenida.

    Por su parte, Kirkpatrick, jefa de la policía dijo que los crímenes violentos disminuyeron de unos 7 mil ocurridos en el 2013 a 70 registrados durante el 2017.

    En cuanto al uso de fuerza excesiva, Kirkpatrick aseguró, que las cifras de casos reportados disminuyeron en un 50 por ciento en el 2017 en comparación con el 2014.