Arrestan a madre de niños torturados en Fairfield

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Madre de niños torturados en Fairfiel se declara no culpable

    Ina Rogers fue arrestada el miércoles luego de que la Fiscalía le impusiera 9 cargos por abuso infantil. Rogers sigue manteniendo su inocencia.

    (Publicado miércoles 16 de mayo de 2018)

    La madre de 10 niños de California, que presuntamente sufrieron abuso a largo plazo mientras vivían en condiciones horribles en Fairfield, se declaró no culpable de abuso infantil y fue detenida el miércoles.

    La fiscal argumentó en la corte que Ina Rogers sigue siendo un peligro para sus hijos y aumentó su fianza a $ 495,000 después de que ella pagara una fianza de 10,000 para salir en libertad.

    Rogers dijo que las acusaciones en su contra y en contra de esposo son falsas.

    La mujer afirmó que Servicios Sociales entrevistaron a los menores hace 3 años, sin embargo en ese momento no salieron a relucir los abusos. Hasta el momento se desconoce si alguna agencia del gobierno de California intervino durante los años en los que se llevaron a cabos los supuestos abusos.

    Rogers, de 31 años, dijo a los periodistas que tuvo una interacción previa con funcionarios de bienestar infantil cuando su madre "mencionó algo" que provocó una visita domiciliaria. Las autoridades tomaron fotos de los niños y los entrevistaron individualmente, dijo.

    "No se encontraron nada, mis hijos volvieron a estar conmigo", dijo.

    Los funcionarios del Departamento de Servicios de Bienestar Infantil del Condado de Solano no respondieron el martes a las solicitudes para obtener detalles sobre la visita o información sobre otras interacciones que pudieron haber tenido con miembros de la familia.

    El Alguacil y los fiscales dicen que los niños fueron rescatados de una casa sucia en marzo y que sufrieron heridas punzantes, quemaduras, hematomas y lesiones que presuntamente se realizaron con una pistola de perdigones.

    Sharon Henry, fiscal de distrito adjunta del condado, dijo que fueron torturados "con fines sádicos".

    Su padre, Jonathan Allen, de 29 años, fue arrestado el viernes y está en la cárcel del condado de Solano por siete cargos de tortura y nueve cargos por abuso de menores. Se declaró inocente y la fianza se fijó en $ 5,2 millones.

    Allen negó las acusaciones en una entrevista con KCRA-TV el martes, declarando "No soy un animal". "La verdad es que es un hogar que funciona", dijo. "Todos ayudan a todos. Fue un círculo completo: los mayores ayudaron a los más pequeños".

    Aún quedan preguntas sobre cómo los niños y el presunto abuso pasaron desapercibidos durante años hasta el 31 de marzo, cuando la policía que respondía a un informe de un menor desaparecido ingresó a la casa.

    Autoridades encontraron una casa llena de comida podrida y desechos humanos y de animales, dijo el teniente de Fairfield Greg Hurlbut.

    La policía retiró a los niños, de 4 meses a 12 años, y arrestó a Rogers bajo sospecha de negligencia. Fue liberada después de pagar $ 10,000 de fianza.

    Las historias sobre el presunto abuso salieron gradualmente en entrevistas con los niños durante las últimas seis semanas y ocho de los niños contaron a profesionales sobre incidentes que datan de hace varios años, dijeron las autoridades.

    Rogers dice que ella enseñó a los niños en casa, pero que el hogar de Fairfield no estaba registrado como escuela privada y que tampoco había tres direcciones anteriores en Fairfield y Vallejo, según el Departamento de Educación de California.

    La ley de California exige que los niños se inscriban en la escuela pública a menos que cumplan con exenciones específicas, como la asistencia documentada a una escuela privada.

    Los padres que enseñan a sus propios hijos pueden registrarse como una escuela privada, pero el Estado no los aprueba, supervisa o inspecciona. Algunas clases basadas en el hogar también se ofrecen a través de programas autodirigidos en escuelas públicas o charter.

    Rogers dijo que anteriormente inscribió a sus dos hijos mayores en la escuela, pero decidió enseñarlos ella misma porque no creía que recibieran suficiente atención. Dijo que su hija no subió al autobús escolar en su primer día de jardín de infantes y luego la encontraron hablando con un extraño que paseaba su perro en la escuela.

    "Fueron intimidados y los maestros no me ayudaron con su educación", dijo Rogers. "Entonces dije: 'OK, ¿cómo voy a hacer esto con todos estos niños? No puedo hacer eso'. Entonces pensé, 'soy la única que se preocupa lo suficiente', así que comencé a educarlos en el hogar ".

    Al menos una persona sospechó de los abuso: la abuela materna de los niños.

    Ella llamó a Allen un monstruo. "Él tomaba al bebé y lo golpeaba en la cara y ponía cinta adhesiva en la boca para que se callara", dijo Wanda Rogers al NBC Bay Area.

    Rogers dijo que los niños dormían en una habitación porque estaban cerca. Las otras habitaciones de la casa se usaron como dormitorio principal, sala de juegos y una sala de meditación. Rogers dijo que ella trabaja como técnico de EKG en una compañía de monitoreo cardiaco y que su esposo es tatuador.

    Larry Magnaye, vecino de Rogers dijo que no tenía idea de que había 10 niños viviendo en la casa al otro lado de la calle.

    Los padres saludaban desde el camino de entrada, pero nunca vio a los niños en el patio ni los escuchó jugar en el patio trasero. "Es una casa bastante grande", dijo Magnaye. "Pero no sé cómo puedes callarte cuando tienes 10 niños. No puedes callar a uno, dos, ¿sabes?".