Reporte: PG&E ignoró reparaciones de líneas eléctricas antiguas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Telemundo 48 habla en exclusiva con familia de joven hispana, posible víctima de incendio en Oakland

    Un reporte del medio Wall Street Journal indicó que la empresa de servicio eléctrico Pacific Gas & Electric (PG&E por sus siglas en inglés) supo durante años durante años que decenas de sus líneas eléctricas antiguas constituían una amenaza de incendio, pero se evitó reemplazarlas o repararlas.

    El medio, utilizando documentos de la empresa obtenidos en virtud de la Ley de Libertad de Información federal, informó que la empresa de servicios públicos informó al Servicio Forestal de EEUU en 2017 y 2018 que 49 de las torres de acero antiguas en una línea de transmisión debían ser reemplazadas y otras 57 debían reemplazar su hardware.

    El reporte indicó anteriormente que PG&E retrasó el trabajo de seguridad en la línea, conocida como la línea Caribou-Palermo, durante cinco años.

    Investigadores estatales dijeron que una falla en el equipo en esa línea provocó un incendio forestal en noviembre que esencialmente destruyó la ciudad de Paradise al norte de California y dejó un total de 85 personas muertas.

    El incendio fue el más mortal y destructivo de la historia del estado.

    El miércoles, la Oficina del Alguacil del Condado de Butte identificó a una víctima que no había sido nombrada previamente como Shirley Haley, de 67 años, residente de Paradise. Otras cuatro personas han sido identificadas tentativamente, mientras que dos cuerpos permanecen sin identificar.

    Después del incendio, PG&E decidió dejar de usar la línea, que fue construida en 1921. La empresa también estimó en 2017 que sus torres tenían una antigüedad promedio de 68 años y que algunas tenían más de un siglo, dijo el Journal, informando que la compañía también dijo que necesitaba un plan para reemplazar las torres y administrar mejor las líneas para evitar que los conductores eléctricos cayeran al suelo y provocaran incendios.

    El mes pasado, PG&E cortó brevemente el suministro eléctrico a miles de personas en determinadas partes del norte de California como una medida de precaución ante el riesgo de incendios ya que el clima se tornó muy ventoso, seco y caluroso.

    También en junio, PG&E dijo que sus trabajadores descubrieron más de 1,000 riesgos de seguridad de alta prioridad en sus líneas de transmisión y postes de distribución durante varios meses de inspecciones y que casi todos habían sido reparados.

    El miércoles, un juez federal en San Francisco ordenó a PG&E proporcionar una respuesta "párrafo por párrafo" a la historia del Wall Street Journal. PG&E debe proporcionar "una declaración nueva y directa de la medida verdadera" del informe del Wall Street Journal antes del 31 de julio, ordenó al juez de distrito William Alsup, que supervisa la libertad condicional de PG&E por una explosión en un gasoducto de gas natural en 2010 que mató a ocho personas en san bruno

    Alsup también solicitó a la compañía que explique su pago de $ 5 mil millones en dividendos en los últimos años "en un momento en que PG&E estaba al tanto de los problemas" mencionados en el informe del Diario.

    PG&E dijo que no estaba de acuerdo con las conclusiones del informe de la revista, pero "hemos reconocido que la devastación de los incendios forestales de 2017 y 2018 dejó en claro que debemos hacer más para combatir la amenaza de incendios forestales y el clima extremo al tiempo que fortalecemos nuestros sistemas".

    "Como hemos revelado públicamente, estamos tomando medidas significativas para inspeccionar, identificar y solucionar estos problemas con nuestro sistema eléctrico", dijo la empresa de servicios públicos en un comunicado, agregando que "aunque la cantidad de problemas de seguridad que hemos identificado en nuestro sistema eléctrico es pequeño por porcentaje, es inaceptable ".

    PG&E se declaró en bancarrota en enero ante unos $ 30 mil millones en responsabilidad potencial por los daños causados por los incendios forestales de 2017 y 2018.