Drawbridge: el pueblo fantasma que alguna vez fue un lugar paradisiaco