Critican práctica de reclutamiento en policía de Oakland

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Critican practica de recliutameinto en policía

    Libby Shaaf ordenó a la policía de Oakland que dejara de preguntar a los reclutas si habían sido víctimas de agresión sexual. (Publicado lunes 22 de octubre de 2018)

    Libby Shaaf, alcaldesa de Oakland ordenó a la policía de la ciudad que deje de preguntarle a los reclutas si han sido víctimas de abuso sexual.

    El reporte dado a conocer por primera vez por el medio San Francisco Chronicle generó controversia el domingo por lo que Shaaf emitió un comunicado en respuesta al informe del periódico.

    “Hoy ordené la eliminación inmediata de una exención donde los solicitantes de OPD autorizan la divulgación de registros confidenciales, incluidos aquellos que revelarían si son víctimas de agresión sexual. Además, ordené al departamento asociarse con la Comisión de Policía de Oakland para llevar a cabo una revisión completa del proceso de reclutamiento y contratación del departamento para garantizar que no existan otras barreras que desalienten la contratación de mujeres o solicitantes de minorías. Las sobrevivientes de agresiones sexuales han perseverado trauma, y su capacidad de recuperación es una cualidad de carácter que respetamos, honramos y acogemos en Oakland ".

    Lori Costanzo, abogada de empleo de San José, dijo que la exención de confidencialidad podría dejar abierta la posibilidad de que grupos de derechos civiles o mujeres solicitantes presenten demandas contra la ciudad "ciertamente parece discriminar, en su cara, a las mujeres", dijo Costanzo.

    "Desde luego, no afectará a los solicitantes masculinos como a las mujeres porque las mujeres son las que mayormente son víctimas de agresión sexual", aseveró.

    El medio consultó a la policía en las 10 ciudades más pobladas del estado y no pudo encontrar otro caso de detección de víctimas de agresión sexual.

    Los expertos legales dijeron al periódico que la investigación es extraña y potencialmente problemática, pero hay desacuerdo sobre si es ilegal.

    Los oficiales de policía de Oakland dijeron que a un candidato no se le negaría un puesto por ser víctima de agresión sexual. Los funcionarios dijeron que quieren la información para poder revisar los informes policiales en los que pueden aparecer los solicitantes.

    La solicitud de divulgación se encuentra en un formulario de lanzamiento que ha estado en uso desde al menos 2011, mucho antes del movimiento #MeToo que comenzó hace un año con acusaciones contra el productor cinematográfico Harvey Weinstein.

    La pregunta surge cuando los reclutas firman y certifican ante notario un formulario que le permite al Departamento de Policía realizar una verificación de antecedentes para determinar su identidad.

    El formulario autoriza, por ejemplo, la divulgación de expedientes académicos, historial de crédito e información de antecedentes penales locales, "incluso si he sido víctima de agresión sexual".

    El oficial de policía de Oakland, Marco Márquez, dijo que los investigadores de antecedentes del departamento están "interesados en cada informe policial en el que pueda aparecer un solicitante", incluso si la persona era sospechosa, testigo o víctima.

    Pero las preguntas sobre un solicitante como testigo o sospechoso no se hacen, dijo el periódico.

    La práctica de aplicación en Oakland es inexcusable, dijo la jefa de policía Penny Harrington, retirada de Portland, Oregón, la primera mujer en dirigir una importante fuerza policial de la ciudad.

    "No hay absolutamente ninguna razón para hacerlo", dijo Harrington, quien fundó el Centro Nacional para la Mujer y la Policía. "No puedo imaginar por qué necesitarían saber esa información, excepto como una forma de eliminar a las mujeres".

    El profesor Joan Williams, experto en derecho laboral y discriminación sexual en la Universidad de California, Hastings College of the Law, calificó el requisito de divulgación como "claramente ilegal".

    "El estereotipo es que las mujeres que han sido agredidas sexualmente se convierten en ids furiosas y máquinas de rasgado y nunca podrían volver a ser objetivas", dijo.

    Deborah Rhode, profesora de la Escuela de Derecho de Stanford que estudia la igualdad de protección y la discriminación sexual, no está de acuerdo en que la pregunta sea ilegal, y dice que se plantea a hombres y mujeres.

    Pero ella también encuentra la solicitud de divulgación desconcertante. "No sé si se supone que alguien que ha sido víctima no puede ser objetivo", dijo.

    El periódico informó que los representantes de los departamentos de policía en San Francisco, San José, Sacramento, Los Ángeles, Bakersfield, Anaheim y Santa Ana dijeron que no les piden a los solicitantes que revelen si son víctimas de agresión sexual.