Aprobación de casos de asilo dependen de dónde son revisados: reporte

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Aprobación de casos de asilo dependen de dónde son revisados

    Hay tres veces más posibilidades de ganar un caso de asilo si lo revisa un juez en San Francisco, Chicago, o en Nueva York.

    (Publicado lunes 14 de octubre de 2019)

    Personas que piden asilo podrían tener hasta tres veces más posibilidades de ganar sus casos, dependiendo de la ciudad donde lo archiven, según un nuevo análisis.

    Kevin A. trabaja emocionado ya que hace un año llegó al país y aspira a poder quedarse después de haber pedido asilo. Podría tener algo más a su favor ya que su caso está siendo revisado por un juez en San Francisco.

    “Con las pruebas que tengo, y todo lo que he dicho confió en que voy a ganar el caso”, dijo Kevin.

    Un análisis hecho por Telemundo a partir de cifras de la universidad de Syracuse, muestra que hay tres veces más posibilidades de ganar un caso de asilo, si lo revisa un juez en San Francisco, Chicago, o en Nueva York. Por el contrario, si es uno de Georgia o Louisiana, casi seguro que lo perderá.

    “Esto te dice que no tenemos un sistema ni igualitario, ni justo”, dijo el profesor Bill Hing, quien enseña leyes en la Universidad de San Francisco. “Hay un juez de inmigración en Texas, cuya tasa de aprobación es de 0 por ciento, es una locura, lo único que muestra es que estan parcializados.

    Actualmente se estima que, de cada 100 solicitudes, 69 son negadas. Aunque Kevin dice tener pruebas sólidas en su caso, es una incertidumbre constante que pasará.

    “No ganar el caso y ser deportado a mi país, es algo que no quiero”, dijo Kevin.

    Especialistas dicen que para aquellas personas que tengan que apelar sus casos, las cosas podrían ser aún más difíciles.

    “El procurador federal William Barr nombró hace como un mes a 5 nuevos jueces en la Junta de Apelaciones, jueces cuyo récord muestra una tasa de aprobación menor al 3 por ciento”, dijo Hing, agregando que solo un cambio en liderazgo en Washington podría traer jueces más imparciales.