Tragedia del Concepción

Tripulación de barco incendiado carecía de entrenamiento de emergencia

En el incendio del “Concepción”, ocurrido el fin de semana del Día del Trabajo en 2019 frente a las costas de Santa Bárbara, murieron 34 personas.

boat-fire-conception-september-2-2019
Departamento de Bomberos del Condado de Ventura

Los miembros de la tripulación de un barco de buceo dicen que nunca recibieron instrucciones sobre los procedimientos de emergencia después que un incendio antes del amanecer arrasara el barco mientras estaba anclado frente a la costa del sur de California, matando a 34 personas mientras dormían bajo cubierta, según documentos federales publicados el miércoles.

Los investigadores de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) dicen que la causa del incendio a bordo del Conception sigue sin determinarse, pero un posible punto de ignición fueron los teléfonos y otros dispositivos electrónicos conectados a los enchufes. Un miembro de la tripulación dijo a los investigadores que vio chispas cuando enchufó su teléfono celular horas antes del incendio.

El barco transportaba a 33 pasajeros en una expedición de buceo del fin de semana del Día del Trabajo el año pasado. El incendio estalló en la última noche cuando el Conception estaba anclado frente a la isla Santa Cruz, a unas 25 millas (40 kilómetros) al sur de Santa Bárbara, el puerto de origen del barco.

Todos los pasajeros y un miembro de la tripulación que dormía debajo de la cubierta murieron y aparentemente ninguno tuvo la oportunidad de escapar. Los otros cinco miembros de la tripulación, incluido el capitán Jerry Boylan, sobrevivieron saltando al agua. Apenas lograron escapar después de intentar en vano salvar a los demás, dijeron las autoridades. Boylan hizo una llamada de emergencia a las 3:14 a.m., diciendo: "No puedo respirar", antes de abandonar el barco.

La avioneta se precipitó contra el suelo cuando realizaba una demostración de acrobacias aéreas en Guatemala.
La avioneta se precipitó contra el suelo cuando realizaba una demostración de acrobacias aéreas en Guatemala.

Subieron a un barco cercano, cuyo capitán seguía pidiendo ayuda mientras los miembros de la tripulación de Concepción regresaban para buscar supervivientes. Pasaron más de una hora después de la primera llamada de emergencia de Boylan para que llegaran los guardacostas y otros barcos. El Concepción se hundió poco después del amanecer.

Boylan podría enfrentar cargos federales de homicidio involuntario, y documentos judiciales recientes señalan que los cargos penales son inminentes. La NTSB ha dicho que los seis miembros de la tripulación estaban dormidos cuando estalló el incendio, una violación de las regulaciones de la Guardia Costera que requiere una guardia itinerante.

Cientos de páginas de documentos publicados por la junta de seguridad brindan una visión detallada de las últimas horas del barco el 2 de septiembre de 2019. El 20 de octubre votará sobre los hallazgos de la investigación, así como sobre la causa probable del incendio y cualquier recomendación potencial.

Ryan Sims, que había estado trabajando a bordo del barco durante solo tres semanas, dijo a los investigadores que le había pedido al capitán que discutiera los planes de emergencia el día antes del incendio. Según los informes, Boylan le dijo: "Cuando tengamos tiempo".

"No sabía cuáles se suponía que fueran los procedimientos", dijo Sims. Otros miembros de la tripulación también dijeron que no estaban familiarizados con los procedimientos de seguridad.

Sims dijo a los investigadores que se fue a dormir después de ver chispas cuando enchufó su teléfono celular, y los documentos no indican que haya informado de lo que vio. Dijo a los investigadores que “mientras aún estaba quedándose dormido, había escuchado un chasquido y luego un crujido en la planta baja” mientras otro miembro de la tripulación gritaba: “¡Fuego! ¡Fuego!".

Sims, que se rompió una pierna al escapar del barco en llamas, demandó a los propietarios del barco y a la empresa que lo alquiló, alegando que el Concepción no era apto para navegar y operaba de manera insegura.

Las familias de 32 víctimas también han presentado reclamos contra los propietarios de los botes, Glen y Dana Fritzler, y la compañía de botes, Truth Aquatics. A su vez, los Fritzler y la compañía han presentado una demanda legal para protegerlos de daños bajo una ley marítima que limita la responsabilidad de los propietarios de embarcaciones. Los documentos judiciales muestran que se han ofrecido a resolver demandas con decenas de familiares de las víctimas.

El cuerpo de la joven actriz fue hallado flotando en un lago en el sur de California.

Los abogados de las familias de las víctimas, Sims, Boylan y los Fritzler, no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios. Un portavoz de la oficina del fiscal de los Estados Unidos en Los Ángeles que está investigando el caso se negó a comentar.

Boylan y los Fritzlers, propietarios de tres barcos de buceo, tenían una buena reputación entre los clientes y la comunidad de navegantes de Santa Bárbara. Los registros de la Guardia Costera muestran que el Concepción había pasado sus dos inspecciones de seguridad más recientes.

En 2018, el barco hermano del Conception, el Vision, tuvo un pequeño incendio que involucró a una batería de iones de litio que se estaba cargando. Una inspección de la Guardia Costera de la Visión después del incendio de la Concepción encontró 40 violaciones, incluidas 11 relacionadas con la seguridad contra incendios. Redujo la capacidad nocturna del barco a 33 personas después de determinar que sus literas dobles dificultaban que la segunda persona en la cama pudiera escapar. Una inspección unos meses antes no había encontrado ninguna infracción.

Los pasajeros del Concepción con casco de madera de 75 pies (23 metros) dormían en literas escalonadas debajo de la cubierta principal. Una escalera en un extremo de la sala de literas conducía a la cocina, al igual que una escotilla de escape que medía 22 pulgadas por 22 pulgadas (56 centímetros) que estaba sobre una litera superior y alejada de la escalera.

Jennifer Homendy, miembro de la junta de la NTSB, señaló lo difícil que fue llegar a la escotilla cuando recorrió el Vision.

Los documentos dicen que la escotilla de escape del Concepción se discutía normalmente durante las sesiones informativas de seguridad, pero no se mostró a los pasajeros dónde estaba.

Kyle McAvoy, un especialista en seguridad marina de Robson Forensic en Filadelfia que a menudo es un testigo experto en juicios, dijo que la escotilla debería haberse discutido en las reuniones informativas de seguridad, pero que se requiere que sea "bastante claro y obvio" cómo abrirla.

El presidente sabía del químico desde julio.

Mientras entrevistaban a Cullen Molitor, el segundo capitán del barco, los investigadores preguntaron repetidamente sobre los artículos conectados a los enchufes eléctricos en la cocina del Concepción.

Molitor dijo que los buzos enchufaron linternas, equipos de cámara, luces estroboscópicas y teléfonos celulares la noche del incendio. Calculó que había de 10 a 20 artículos enchufados de un lado y de cinco a 15 del otro, con al menos una regleta, aunque dijo que no estaba seguro, según la transcripción de una entrevista.

La Guardia Costera ha emitido recomendaciones de seguridad adicionales luego de la tragedia, como limitar la carga de baterías de iones de litio y el uso de enchufes múltiples y cables de extensión.

Molitor también dijo que había dos detectores de humo en la sala de literas y dos en la cocina, pero no escuchó ninguna alarma después de que un miembro de la tripulación lo despertó. No estaba seguro de si estaban conectados entre sí para sonar a la vez, pero dijo que esperaría escucharlos desde donde estaba durmiendo.

“Una cosa que nunca escuchamos fueron gritos o golpes o cualquier cosa desde el barco, tanto mientras estábamos en él como cuando estábamos cerca”, dijo Molitor.

Contáctanos