Pagan $45 millones por mansión Versace

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    MIAMI - La ostentosa Casa Casuarina en South Beach (Miami), donde residió y fue asesinado en 1997 el diseñador italiano Gianni Versace, va a ser convertida en un hotel por su nuevo dueño, Joe Nakash, que pagó $41.5 millones.

    La antigua villa de estilo imperial romano, que se yergue en un terreno con exhuberantes jardines muy cerca del mar, fue adjudicada este martes en una subasta por bancarrota a la familia Nakash, de Nueva York, dueña de la marca Jordache Jeans y propietaria también del hotel Victor, contiguo al palacete.
    En la subasta celebrada en el interior de la villa, pero cerrada a la prensa, también pujaron por la mansión Eric Trump, hijo del magnate estadounidense Donald Trump, quien llegó a ofrecer $41 millones, y el empresario Glenn Staub, propietario del Palm Beach Polo Club, pero se impuso al final la determinación e interés empresarial de la familia Nakash.
    La oferta ganadora fue presentada oficialmente por el grupo VM South Beach LLC, que en 2011 adquirió la hipoteca de la mansión al banco alemán WestLB y del que son socios la familia Nakash y Gindi Capital, entre otros.
    Los Nakash planean pedir permiso a la familia Versace para utilizar su nombre en el complejo hotelero previsto, lo que agregaría un valor exclusivo a esta antigua casa construida en 1930 y devenida un símbolo de Miami Beach.
    Rodeada de jardines, esculturas de bronce y cabezas de Medusa, el sello más personal de Versace, que adornan la verja que la circunda, la antigua mansión, según destacó su nuevo propietario, se ampliará con la inclusión del hotel adyacente.
    La antigua villa de Versace, que se subastó con un precio inicial de 25 millones de dólares, se encuentra en primera línea de playa y es hoy un reclamo permanente de turistas, curiosos y admiradores del fallecido modisto italiano.
    El anuncio de la adjudicación de la mansión lo hizo Lamar P. Fisher, presidente de la firma Fisher Auction Company, quien expresó su enorme satisfacción por el precio alcanzado y el futuro de este lujoso palacete que tiene mucho de fantasía delirante y excentricidad.
    "Estamos felices por haber tenido la oportunidad de organizar la venta de esta icónica propiedad que ha llamado la atención de compradores de todo el mundo", señaló Fisher en un comunicado.
    La lujosa villa de 1,767 metros cuadrados dispone de 10 habitaciones, 11 baños, una espectacular piscina de mosaicos con incrustaciones en oro, pisos de madera, esculturas y frescos mitológicos.
    Preside el jardín una estatura de la voluptuosa diosa Afrodita, toda una declaración de principios hedonistas sin límites que siempre cultivó Versace, antes de morir tiroteado en la entrada del palacete.
    El famoso modisto compró Casa Casuarina en 1992 e invirtió unos $33 millones en su remodelación inicial, aunque destinó más dinero en años posteriores para ampliar su decoración.
    El diseñador italiano fue asesinado de dos balazos en 1997 en la escalinata de Casa Casuarina, lo que aumentó el morbo por esta mansión en la que Versace invirtió mucho dinero para convertirla en su refugio más lujoso e íntimo, eso sí, ostentosamente recargado.
    El asesino, Adrew Cunanan, un hombre que se prostituía con clientes homosexuales ricos y fue acusado de otros dos asesinatos, se suicidó nueve días después en una casa flotante anclada a unos dos kilómetros al sur de la mansión, tras una intensa búsqueda por parte de las autoridades estadounidenses.