Tiroteado cuando cargaba a un herido

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    YouTube

    EL CAIRO— La situación en Egipto pende de un hilo y la violencia se incrementa a medida que las protestas aumentan su violencia. Es el caso de un hombre que fue tiroteado cargando un herido al que intentaba ayudar.

    Partidarios del ex presidente islamista de Egipto prometieron desafiar el estado de emergencia con nuevas protestas el sábado, un día después de que hubo marchas en El Cairo que se volvieron las más feroces batallas que se han visto en más de dos años en la capital. Más de 80 personas murieron el viernes en lo que la Hermandad Musulmana llamó el "Día de la Ira", iniciado después de que las fuerzas de seguridad desalojaran a principios de semana dos campamentos en apoyo al ex mandatario Mohamed Morsi, dejando cientos de muertos. El sábado por la mañana en la capital de Egipto, las fuerzas de seguridad se enfrentaban a los partidarios de Morsi. Cientos de personas se atrincheraron durante la noche en la mezquita de al-Fatah, colocando muebles contra las puertas para evitar que entrara la policía. La policía estaba negociando con los de adentro, prometiéndoles el paso seguro si se iban. Se vieron grupos pequeños saliendo de la mezquita avanzada la mañana, pero se cree que todavía hay más gente dentro del recinto. La mezquita de la explanada Ramsés, escenario de algunos de los enfrentamientos más fuertes el ??viernes, fue utilizada como hospital y morgue antes en el día. El viernes, al otro lado de la ciudad policías y vigilantes armados en puestos de control vecinales se enfrentaron con manifestantes de la Hermandad, el grupo islamista de donde surgió Morsi. Helicópteros militares sobrevolaron el centro mientras habitantes furiosos por las protestas de la Hermandad arrojaron a los manifestantes piedras y botellas. Ambas partes intercambiaron dispararos, lo que provocó batallas callejeras en todo los barrios residenciales de la capital. En todo el país, al menos 72 civiles murieron, junto con 10 policías, dijeron funcionarios de seguridad, que hablaron bajo condición del anonimato de acuerdo con las regulaciones. La violencia culminó una semana donde más de 700 personas perecieron en todo el país. La cifra supera los muertos que ha habido en dos años y medio de violentas protestas desde la caída del líder Hosni Mubarak hasta el pasado 3 julio cuando el ejército destituyó a Morsi.