Cleveland: polémica por muerte de niño

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    WASHINGTON - Estados Unidos sigue inmerso en la polémica tras la muerte de Tamir E. Rice, el niño negro de 12 años que falleció este fin de semana en Cleveland por disparos de la Policía. La Policía de Cleveland atribuyó la muerte de Tamir E. Rice, el niño negro de 12 años que falleció este fin de semana por disparos de la Policía, a la decisión "trágica" de un agente, que confundió una pistola de aire comprimido con una real. En una rueda de prensa conjunta, el alcalde de la localidad, Frank Jackson, evitó trazar paralelismos con el caso del joven negro Michael Brown, que murió desarmado a manos del policía blanco Darren Wilson en agosto en Ferguson (Misuri). "Lo que a mí me importa es que esto pasó en Cleveland y que le ocurrió a un niño", destacó el alcalde, quien aseguró que la ciudad está "preparada para lo que tenga que venir" en referencia al fallo de un gran jurado sobre el caso de Michael Brown, que se espera para hoy tras despertar grandes expectativas a nivel nacional. "Quiero trasladarle a la familia mis condolencias", destacó el alcalde, quien dijo saber que "nada puede decirse para aliviar el sufrimiento y el dolor" de la familia de Rice, que murió el domingo tras recibir el día antes dos disparos en el abdomen y el pecho. El inspector adjunto de la Policía de Cleveland, Ed Tomba, explicó que una cinta de vigilancia grabó cómo dos agentes acudieron el sábado a un parque de Cleveland tras haber sido alertados por la llamada de un vecino que aseguraba que un joven estaba apuntando a los viandantes con un arma de fuego, aunque podía no ser verdadera. La llamada al número de emergencias 911, hecha pública por la cadena local WEWS, recoge el testimonio del vecino: "Hay un chico con una pistola, posiblemente sea falsa, pero está apuntando a todo el mundo y metiendo miedo". Según la Policía de Cleverland, los agentes llegaron al parque y pidieron al joven que levantara las manos, pero él se llevó las manos a la cintura y sacó el arma, lo que hizo que uno de los agentes le disparara dos veces. "Los agentes a veces se ven obligados a tomar decisiones críticas en un segundo. Trágicamente esta fue una de esas veces", destacó el jefe de Policía de Cleverland, Calvin D. Williams, que se unió a las condolencias del resto de autoridades. Las balas impactaron en el abdomen y pecho del joven, que murió en la madrugada del domingo en el MetroHealth Medical Center tras ser operado sin éxito. Tras lo sucedido, los agentes recuperaron el arma y comprobaron que se trataba de una réplica de aire comprimido de una pistola semiautomática.