Casilla asegura clasificación de los Gigantes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Santiago Casilla y Buster Posey, de los Gigantes de San Francisco.

    El cerrador dominicano Santiago Casilla sólo necesitó 17 envíos y trabajar un episodio que le permitió acaparar los reflectores en el béisbol profesional de las mayores al sellar el triunfo de los Gigantes de San Francisco, que clasificaron a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

    Mientras que su compatriota el campocorto Jhonny Peralta anotó carrera y también ayudó a la victoria que consiguieron los Cardenales de San Luis ante los Dodgers de Los Ángeles y convertirse en los próximos rivales de los Gigantes.

    Casilla se acreditó el rescate encargándose de apagar el fuego en el decisivo noveno episodio en el triunfo de los Gigantes, que vencieron 3-2 a los Nacionales de Washington, el equipo con la mejor marca de la Liga Nacional durante la temporada regular.

    Los Gigantes ganaron la serie de división con números de 3-1 al mejor de cinco partidos y se acreditaron el derecho de disputar el banderín de la Liga Nacional contra los Cardenales de San Luis, que se superaron también 3-1 a los Dodgers.

    La serpentina de Casilla definió la victoria de los Gigantes al convertirse en el taponero encargado de apagar en el noveno episodio el fuego prendido por los Nacionales que pusieron en la inicial al jardinero Bryce Harper con la potencial carrera del empate en la pizarra.

    Casilla (2) evitó que Harper, que ya había ocasionado daño a los Gigantes al pegarles batazo de cuatro esquinas solitario que puso el empate a 2-2 en la pizarra, volviese a pisar la registradora. El taponero estelar dominicano retiró al receptor venezolano Wilson Ramos con rola por tierra para concluir la entrada, dejando a Harper sin posibilidades de anotar y sellando la victoria de los Gigantes con el segundo rescate de la serie.

    Antes, el ataque de la novena de San Francisco, en el segundo episodio, tuvo al guardabosques venezolano Gregor Blanco que recibió pasaporte cuando la casa estaba llena y permitió que el parador en corto Brandon Crawford llegara a la timbradora con la primera anotación de los Gigantes.

    Blanco se fue de 4-1 con remolcada, mientras que su compatriota el antesalista Pablo Sandoval esta vez salió con la pólvora mojada y no hizo contacto en tres viajes a la caja de bateo lo que le costó romper racha de 14 partidos consecutivos de la fase final, marca de equipo, que había pegado de hit.

    El relevista mexicano Sergio Romo estuvo perfecto en el octavo y le dejó todo listo a Casilla para que asegurase la victoria y la clasificación de los Gigantes, que llegaron a la serie ganadores del comodín, pero sin la ventaja de campo y sin ser favoritos.