Las víctimas del tiroteo de California

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    GOLETA, California - Elliot Rodgers comenzó a disparar indiscriminadamente cerca de la Universidad de California, en Santa Bárbara, y mató a seis personas antes de ser abatido.

    Poco a poco se van conicendo más detalles de la masacre, como la identidad de las víctimas, todas estudiantes de la universidad, que perdieron la vida en el trágico suceso y que la agencia AP ha recogido en esta nota. Weihan Wang: Un amigo de la familia dijo que Wang, quien se hacía llamar David, y otros dos estudiantes que compartían un departamento del complejo Isla Vista con Elliot Rodger pensaban mudarse porque no se llevaban bien con él. "Escuchaba siempre música muy alto en medio de la noche", sostuvo Sherry Fang en declaraciones a KNTV-TV el lunes. "Se quejaron al administrador del edificio y dijeron que se iban a mudar". Era hijo único y debía pasar el verano en la casa de la familia en Fremont y pensaba irse de vacaciones con la familia al Parque Nacional Yellowstone y festejar sus 21 años en julio. Wang y sus padres vinieron de China hace diez años. Cheng Yuan Hong: tenía 20 años y era conocido como James. Pasó su infancia en Taipei y estudiaba informática, según su página de Facebook. Sus amigos dicen que era un estudiante brillante y muy dedicado, siempre dispuesto a ayudar a otros. "James era un chico tímido, tranquilo, gentil, dulce, generoso y muy respetuoso", le dijo Laurel Cohen al San José Mercury News del lunes. "No era fácil hacerlo hablar. Pero recuerdo su seriedad, su convicción, su honestidad y, sobre todo, su sonrisa. Iluminaba la sala". Las autoridades dicen que Hong fue uno de los tres jóvenes encontrados muertos en el departamento de Rodger. George Chen: Sus padres visitaron un improvisado memorial en homenaje a su hijo, Hong y Wang en Isla Vista el lunes por la noche. Le dijeron a KABC-TV que el condado debía tener leyes más severas sobre la venta de armas para evitar matanzas de este tipo. "Nosotros podemos morir cien, mil veces, pero no queremos que nuestros hijos sean lastimados", afirmó la madre de Chen, Kelly Wang, entre sollozos. Un amigo de la familia dijo que Chen, de 19 años, era una persona sensible a la que le gustaba trabajar con los niños. "Era un chico muy bueno, muy inteligente", expresó Sherry Shih al San Francisco Chronicle del lunes. Katherine Breann Cooper: su amiga Courtney Benjamin dijo que Cooper, quien tenía 22 años, era una pintora extrovertida. Se la conocía como Katie y estaba a punto de completar el ciclo básico de la universidad con un título en historia. Andrew Notohamipro dijo fue maestro de Cooper en un salón de baile hace tres años y luego fue su supervisor. "Era muy divertida", comentó. Christopher Ross Michaels-Martínez: de 20 años, estudiaba inglés en Los Osos, California. Era hijo de un abogado y de una subprocuradora de San Luis Obispo y pensaba vivir un año en Londres y cursar abogacía a su regreso, indicó su padre Richard Martínez. Amigos de Michaels-Martínez dijeron que era un buen muchacho que le abría las puertas de su casa incluso a extraños. Veronika Elizabeth Weiss: de 19 años, cursaba el primer año. Era oriunda de Westlake Village, California. Su padre Bobby Weiss le dijo al Los Angeles Times que su hija era una muchacha que hizo cuatro deportes en la secundaria Westlake High School: cross country, béisbol, natación y water polo, al tiempo que descollaba en los estudios, sobre todo en matemáticas. "Quería ser un genio de las finanzas y resolvía complicados problemas matemáticos", expresó el padre al diario del domingo.