Supervisor usa píldora para prevenir VIH

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Facebook Scott Wiener/Getty Images
    En un ensayo para el Huffington Post, Wiener explicó su decisión de hacer pública la información.

    San Francisco se podría convertir en la primera ciudad del mundo en proveer a sus residentes un controversial medicamento preventivo contra el VIH, libre de costo.

    La Junta de Supervisores de San Francisco se reunió el jueves para discutir una medida para darle acceso a los residentes de la ciudad la píldora PrEP, mejor conocido como Truvada, medicamento que ha probado prevenir el contagio de VIH hasta en un 99 por ciento.

    Sin embargo, Truvada no ha logrado ser una alternativa acogida para combatir el VIH, en parte por la falta de concientización del medicamento al igual que el estigma que existe de que al utilizarlo se dejara de utilizar el condón.

    La audiencia se da luego de que el supervisor Scott Wiener revelara en un ensayo publicado por Huffington Post que utiliza el medicamento cada día.

    Wiener expresó que como funcionario electo, dar a conocer su decisión fue “difícil pero necesario”.

    “Luego de todos estos año, todavía vemos un estigma enorme, vergüenza y juicios en relación al VIH y en relación a la sexualidad en general", dijo Wiener. "Es por esto que he decidido hacer pública mi decisión: para contribuir al diálogo sobre la salud de nuestra comunidad”.

    Wiener también apuntó a la importancia de utilizar condones para prevenir el contagio del VIH, y al igual explicó las limitaciones de este preservativo.

    En su cuenta de Twitter, el supervisor David Campos, propulsor de la medida, dijo que por cada infección de HIV que se logra prevenir en San Francisco, la ciudad se ahorra $335,000 en tratamientos.

    Un estudio reciente del Centro de Control y Prevención de enfermedades indica que el uso regular de condones puede prevenir la transmisión del VIH hasta en un 70 por ciento entre los homosexuales.

    Truvada podría costar hasta $1,300 al mes sin seguro médico.

    De aprobarse el acceso libre de costo de la píldora a residentes de San Francisco, la ciudad podría sentar precedente en la forma en que se erradica la enfermedad.