Seguridad, tema central en las elecciones

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Facebook
    Ambos candidatos a la alcaldía de San José centraron sus propuestas en cómo mejorar la seguridad pública de la ciudad.

    Una de las elecciones más importantes para la comunidad hispana en el sur de la Bahía es la alcaldía de San José.

    Y los candidatos, Dave Cortese, supervisor del condado de Santa Clara, y Sam Liccardo, concejal de San José, coinciden en que la seguridad pública es el tema central de la contienda.

    Ambos candidatos también coinciden en que una de las formas de asegurar la seguridad pública es aumentando la plantilla de oficiales dentro del Departamento de Policía de San José.

    Cortese, quien cuenta con el apoyo oficial del San Jose Police Officer’s Association, presentó un plan de tres partes para mejorar la seguridad, que incluye la implementación de patrullas policiacas en los vecindarios, reforzar los programas que previenen la violencia de pandillas y buscar un liderato que incluya a los residentes, dueños de negocios y autoridades escolares.

    Para Liccardo, contratar más oficiales es necesario pero también lo son iniciativas para “multiplicar esa fuerza”, como el uso de tecnologías que incluyen cámaras en el uniforme de los oficiales y más cámaras de vigilancia para anticipar el crimen.

    En su plan, titulado “Safer City, Smarter Government”, Liccardo también apuesta por el refuerzo de las unidades que se dedican a investigar la actividad criminal de pandillas así como establecer una policía comunitaria que tengan una relación fuerte con los vecindarios y los problemas que le aquejan.

    Otro gran tema de debate en San José para estas elecciones lo es las pensiones a empleados públicos, que se vieron afectadas por la recesión y el despido de empleados.

    La Medida B, que le dio el poder al concejo de la ciudad de requerir que los empleados públicos aporten hasta un 16 por ciento de su salario hacia el fondo de retiro, logró el 69 por ciento de la aprobación del electorado en el 2012, pero fue fuertemente criticado por los sindicatos.

    En la actualidad, el fondo de pensiones y servicios de salud para los retirados tiene una obligación de $3 billones que no ha logrado ser financiada.

    Para Cortese, la clave está en disminuir la deuda de la ciudad para enfocarse en el financiamiento de programas más importantes y negociar la reforma al fondo de retiro, luego de que una corte de apelaciones se mostrara en desacuerdo con algunas modificaciones presentadas por la Medida B.

    Liccardo, por su parte, escribió en su propuesta que para lidiar con los problemas fiscales la solución es la innovación, reforzar la relación entre los negocios pequeños y la ciudad disminuyendo los procesos burocráticos y revitalizar la manufactura.