Legislatura retoma el debate sobre la muerte asistida

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    SACRAMENTO, Calif. – Legisladores en California anunciaron el martes que están reuniendo esfuerzos nuevamente para permitir a pacientes con enfermedades terminales poner fin a su vida, esto luego de que oposición por parte de grupos religiosos y vacilación por parte de varios demócratas ayudara a postergar los esfuerzos temprano este año.

    La medida que permite a doctores recetar medicamentos que pongan fin a la vida de pacientes fue renovada por legisladores en una sesión especial de salud convocada por el presidente Jerry Brown y llega luego de que unos 24 estados hayan presentado legislación. Sin embargo, ninguno de estas medidas se convirtió en ley. Doctores ya pueden ofrecer medicamento letal en Oregon, Washington, Vermont and Montana.

    [Relacionado: California cubre embalse con millones de pelotas]

    El movimiento denominado “derecho a morir” fue incitado por el caso de Brittany Maynard, la residente de California de 39 años con cáncer del cerebro que se mudó a Oregon para quitársela vida de forma legal. En video que se volvieron virales, Maynard argumentó que debió haber tenido acceso a medicamentos letales en su estado natal.

    “Los californianos deben de tener más opciones disponibles para los que sufren constantemente que no sea mudarse a otro estado o permanecer con el dolor constante”, dijo el asambleísta Luis Alejo, de Wastsonville, durante una conferencia de prensa el martes.

    [Relacionado: Hallan cámara oculta en baño de Starbucks]

    Grupos religiosos y propulsores para las personas con discapacidades rechazaron dos medidas casi idénticas presentadas por legisladores estatales este año, argumentando que esto va en contra de la voluntad de Dios y pone a los pacientes con enfermedades terminales en riesgo de una muerte coaccionada. La medida pasó en el senado pero se estancó en la Asamblea.

    Propulsores de esta legislación también acudieron a las cortes, pero enfrentaron derrotas en San Diego y San Francisco, en donde jueces establecieron que el asunto debe de ser resuelto por legisladores estatales o los votantes.