Más de 30 arrestos por fraude a compañías de seguro de auto

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO 48

    Más de 30 personas, en su mayoría residentes de San José, fueron arrestados por presuntamente chocar de forma intencionalmente autos viejos para colectar alrededor de $500,000 de seguro, informó el jueves la fiscalía del condado Santa Clara.

    Los arrestos se produjeron esta semana como parte de una investigación de tres años que denominaron “Coffe Break”, esto porque en muchas ocasiones los sospechosos dijeron haberse derramado café de forma accidental, lo que provocaba que perdieran el control de sus vehículo y chocaran.

    [Relacionado: Segundo tiroteo mortal en menos de 3 días en San José]

    Treinta tres personas, incluyendo 10 residentes de San José, un residente de Redwood City y un residente de Stockton, enfrentan cargos criminales por fraude.

    Según la fiscalía, los sospechosos supuestamente compraban un auto subastado o rescatado o reclutaban a una persona con un auto al que le estaban realizando pagos. Los sospechosos chocaban el auto hasta con otros dos autos, propiedad de sus cómplices, quienes contactaban a compañías de seguro para reclamar las perdidas.

    En algunas ocasiones, los vehículos fueron declarados pérdida total, por lo que las compañías pagaban a los titulares de las pólizas el valor completo del vehículo.

    “Cada reclamación falsa pagada por las compañías de seguro alcanza una gran suma, que eventualmente se tradujo en costos más altos para los titulares de pólizas”, dijo la fiscal Charlotte Chang.

    [Relacionado: Envían permisos de trabajo a Dreamers por error]

    El Departamento de Seguros de California y la Patrulla de Caminos de California formaron parte de la investigación.

    El presunto fraude fue descubierto por oficiales del CHP debido al patrón de similitudes en los accidentes, la mayoría reportados en el condado de Santa Clara y con pólizas de seguro que fueron compradas poco antes de los supuestos accidentes.

    Algunas reclamaciones se hicieron bajo nombres ficticios o un alias, y se utilizaban los mismos vehículos, los cuales eran reparados para volver a ser chocados, según la fiscalía.