Demandan a policía de Stockton por muerte de rehén en robo a banco

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Suministrado

    Los oficiales de la policía de Stockton que dispararon una lluvia de balas, matando a una mujer rehén en un robo a un banco, se les había dicho que aguantaran el fuego antes de disparar de forma indiscriminada y sin avistar a los sospechosos o a la rehén, según una demanda presentada el martes por la familia de la rehén.

    Los oficiales utilizaron fuerza irrazonable cuando dispararon más de 600 veces al vehículo en el que viajaban los sospechosos y la rehén Misty Holt-Singh, según la demanda en contra del departamento de policía y reclamos de la ciudad.

    Holt-Singh, de 41 años, fue impactada por 10 balas que oficiales dispararon durante el tiroteo, ocurrido en julio de 2014. La policía dijo que la mujer había sido utilizada como un escudo humano por el único sospechoso que sobrevivió.

    [Relacionado: Oficiales disparan y matan a sospechoso de homicidio]

    “El tiroteo indiscriminado es contrario al objetivo primordial de la policía en situaciones que involucran rehenes--tomar las medidas necesarias para liberar a las personas inocentes que están en peligro y están retenidas en contra de su voluntad, y tomar medidas razonable para neutralizar la amenaza y prevenir que la situación se agrave”, indica la demanda.

    La demanda, presentada por el esposo de Holt-Singh, Paul, y sus dos hijos, Paul Jr. y Mia, busca una compensación no especificada por daños. La semana acusa a los oficiales de violar los derechos civiles de Holt-Singht y cometer agresión. Oficiales de la policía de Stockton no han respondido a las llamadas para comentar sobre la demanda el martes.

    Esta demanda llega a un día de que se publicara un informe, pedido por el departamento de policía de la ciudad, que estableciera que los 600 tiros disparados por los oficiales al final del incidente fueron excesivos e innecesarios, con algunos oficiales solo disparando porque otros oficiales estaban disparando.

    [Relacionado: Polémica por construcción de albergue para indigentes]

    El reporte, realizado por la organización sin fines de lucro Police Foundation, también encontró que algunos oficiales del departamento abrieron fuego con sus colegas cerca de ellos. El reporte establece que una falta de planificación fue parcialmente la causa del tiroteo.

    El jefe de policía Eric Jones dijo en un comunicado que el departamento tiene la intención de mejorar tras los resultados del reporte. Jones añadió que los asaltantes representaban una amenaza para los oficiales y la comunidad y debían ser detenidos.

    Los tres sospechosos, armados con pistola y una AK-47, robaron una sucursal del Bank of the West el 16 de julio, y tomaron a Holt-Singh y a otras dos mujeres como rehén antes de escapar en el vehículo SUV de un empleado.

    Holt-Singh se encontraba en el banco con su hija de 12 años, quien envió a su padre un mensaje de texto que decía “Sal del trabajo. El banco fue asaltado. Se llevaron a mamá”, según el reporte.

    [Relacionado: Alcohol y velocidad posibles factores de accidente que mató a 3]

    Los sospechosos provocaron una persecución policiaca que se extendió por una hora, seguido por una balacera en la que dispararon unas 100 veces con la AK 47 a más de una docena de vehículos policiales.

    Una de las rehenes y gerente del banco, Kelly Huber, fue baleada por uno de los sospechosos y brincó y fue lanzada del vehículo. Stephanie Koussaya, el otro rehén y cajera del banco, dijo que brincó.

    Dos hombres fueron acusados en diciembre por robo y asesinato, entre ellos el único de los sospechosos que sobrevivió la balacera y quien, según la policía, habría usado a Holt-Singh como escudo.