Difícil decisión para estudiantes de colegios cerrados

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    NBC Bay Area

    WASHINGTON – Un oficial de educción dijo el miércoles que los 16,000 exestudiantes de Corinthian Colleges que vieron los campus cerrar de forma abrupta esta semana se verán liberados de sus préstamos estudiantes federales, pero solo si acuerdan renunciar a cualquier crédito que ganaron en los colegios comunitarios.

    Ted Mitchell, subsecretario del Departamento de Educación, dijo que el departamento está obligado por estatuto y regulación de la forma en que trabaja con este tipo de casos.

    “Puedes tener los créditos por los que pagaste o puedes renunciar a ellos si quieres tu dinero de vuelta… Los estudiantes pueden tener uno o lo otros, pero no ambos”, dijo Mitchell a la Prensa Asociada.

    [Relacionado: Bud Light se disculpa por eslogan polémico]

    Directivos de Corinthian Colleges, decidieron cerrar operaciones a dos semanas de que el Departamento de Educación anunciara una multa a estas instituciones con fines de lucro con $30 millones por descripción engañosa.

    En un comunicado, la compañía, que dirigía 28 campus, incluyendo Heald College en California, dijo que está trabajando con otras escuelas para ayudar a los estudiantes a continuar con su educación.

    Las instituciones Everest y WyoTech en California, Arizona y Nueva York, también cerraron sus puertas.

    [California: Brown propone multa de $10,000 para los que desperdicien agua]

    Corinthian, cuya sede está localizada en Santa Anta, California, es una de las instituciones con ánimo de lucro más grandes del país y colapsó el verano pasado por problemas de falta de dinero y alegaciones de fraude.

    Otras instituciones educativas con ánimo de lucro han buscado reclutar a estos estudiantes. El senador Dick Durbin, de Illinois, ha criticado al departamento por hacer listas de escuelas disponibles y que incluye a otros colegios que enfrentan investigaciones similares.

    Si todos los miles de estudiantes presentan una querella relacionada al cierre, el costo a los contribuyentes podría ser de unos $215 millones, dijo Mitchell.