Demanda federal por abuso en cárcel

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO 48

    Una demanda federal presentada por dos hombres del condado de Sonoma alega que varios guardias penitenciarios golpearon a más de una veintena de reclusos en la cárcel del condado durante un incidente a finales de mayo.

    Cecile Focha, la sargento del alguacil, negó las alegaciones, argumentando que estas no tienen fundamento.

    La demanda de 14 páginas presentada ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos, en San Francisco, establece que varios guardias correccionales golpearon “de forma sádica y sistemática” a más de 20 reclusos el 28 de mayo dentro del Sonoma County Main Adult Detention Facility, en Santa Rosa.

    Reclusos presentan querella contra alguacil de Sonoma

    Reclusos presentan querella contra alguacil de Sonoma
    Al menos 20 reclusos fueron golpeados por oficiales de la correcional de Sonoma County Main Adult Detention Facility, según una querella federal. (Publicado martes 6 de octubre de 2015)

    Los demandantes son Marquis Martínez y Daniel Banks.

    En la demanda, Martínez afirmó que tuvo un ataque de pánico cuando escuchó a los guardias golpeando con bates a varios reclusos y luego él también recibió golpes por cinco horas y media.

    En la cárcel se escucharon gritos de dolor pidiéndoles a los guardias que se detuvieran, según la demanda.

    “Martínez pidió asistencia médica en repetidas ocasiones por más de una hora sin respuesta”, según una declaración en la demanda. “Debido a sus heridas, no podía levantarse del suelo en donde los oficiales lo dejaron. Por más de dos horas escuchó los gritos de dolor y tortura de otros reclusos mientras personal de la cárcel procedían por las gradas para remover a cada individuo de su celda y someterlos a golpizas”.

    Izaak Schwaiger, abogado de los demandantes y quien presentó la demanda, dijo en un comunicado que recibió más de 20 cartas de reclusos luego de la golpiza.

    La investigación preliminar de Schwaiger reveló que personal de la cárcel grabó una gran parte del incidente y que los videos están en posesión del alguacil del condado, según el comunicado.

    “Esto es como una película de horror”, expresó Schwaiger. “Y tenemos razón para pensar que esto no fue un incidente aislado”.