Jurado llora al escuchar testimonio de padres de LaMar

:
:
DÍAS
 
HR
 
MIN

La Copa FIFA Confederaciones está en Telemundo

17 DE JUNIO 2017

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO 48

    Durante la audiencia de sentencia en contra de Antolín García Torres el jueves, los padres de Sierra LaMar subieron al estrado para narrar al jurado el calvario que han vivido desde la desaparición en 2012 de la adolescente.

    El primero en tomar la palabra fue Steve LaMar, padre de la joven quien recordó a la adolescente como una persona con un gran sentido del humor y una personalidad juguetona.

    LaMar afirmó que al trascurrir los años le fue difícil ver cómo los amigos de su hija crecían, iban a los bailes de graduación, se graduaron de la escuela, luego de la secundaria y finalmente verlos ingresaron a la universidad cosas que Sierra nunca pudo lograr, “siempre fue duro” afirmó.

    Además, LaMar narró los momentos difíciles que vivió durante la primera semana de la desaparición de la joven “yo estaba en estado zombi en ese momento”, agregó que durante esos días no dormía y afirmó que aún despierta llorando.

    Entre tanto, Marlene LaMar, de 57 años de edad, comenzó a llorar mientras estaba siendo juramentada y apenas pudo deletrear su nombre.

    Merlene recordó a su hija diciendo “echo de menos sus bailes, le gustaba bailar tanto” y además afirmó que Sierra era una joven compasiva con los demás, en una oportunidad hizo carteles para su escuela con el objetivo de crear conciencia sobre los recientes secuestros y violaciones que ocurría en Nigeria “ella siempre fue justa de esa manera” aseveró.

    Durante los testimonios varias personas del jurado lloraron escuchando a los padres de LaMar, así como también algunos de los 750 voluntarios que ayudaron en la búsqueda de la adolescente.

    Cabe destacar que Antolín García Torres se mantuvo sereno en todo momento y durante los testimonios sonreía maliciosamente con sus abogados. En las últimas audiencias García Torres ha aparecido en corte con los ojos rojizos y la cara hinchada.

    Aunque hasta el momento el jurado no ha emitido una sentencia para el acusado la fiscalía espera que sea castigado con la pena de muerte.