San José: micro casas para los indigentes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    San José tiene uno de los índices más altos de personas sin hogar en los Estados Unidos.

    Un creativo proyecto para combatir la falta de vivienda para indigentes podría desarrollarse en San José.

    Dos miembros del concejo de la ciudad, Sam Liccardo y Rose Herrera, presentaron un documento para que la ciudad considere la viabilidad de construir “micro-pods” o pequeñas residencias transitorias para las personas que carecen de un techo para vivir.

    Las casas serían construidas en terrenos públicos o almacenes en desuso. Proyectos similares han desarrollado viviendas de 100 a 150 pies cuadrados a un costo de $5,000, según el documento presentado por los concejales.

    Para ver el documento completo, haz click aquí.

    Los concejales pidieron que la idea sea añadida el plan de trabajo del Comité de Comunidades y Desarrollo Económico del gobierno de la ciudad.

    En su petición, Liccardo y Rosales, quienes representan el distrito 3 y 8, respectivamente, destacaron que San José tiene uno de los índices más altos de personas sin hogar en los Estados Unidos, así como los pocos recursos públicos de la ciudad para atender este problema.

    Aunque innovador, la idea presentada por los concejales no es nueva. El concepto se ha estado implementado en otros lugares del país. En Wisconsin, autoridades locales utilizan las habilidades de estudiantes de escuela superior o escuelas de oficio para construir este tipo de casas a un costo de $3,000 por vivienda.

    En Olympia, Washington, ya existe una comunidad llamada “Camp Quixote” con viviendas destinadas para las personas sin hogar.

    Las casitas fueron levantadas en un parque industrial en las afueras de la ciudad, según el diario The New York Times.

    Este modelo de vivienda micro también se ha presentado con otro enfoque. Durante su mandato, el ex alcalde de la Ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, propuso la idea de apartamentos de unos 325 pies cuadrados para combatir el problema de vivienda asequible en una de las ciudades más caras del mundo.