Reviven debate de la educación bilingüe

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    La propuesta tendría que ser aprobada por la Legislatura y después por los votantes en noviembre del 2016 para poder revocar la proposición que prohibió la educación bilingüe en California.

    El esfuerzo por revivir la educación bilingüe en California avanza sin dificultad y sus impulsores dicen estar confiados en que lograrán poner la medida en la boleta electoral de noviembre de 2016.

    Los votantes en California prohibieron la educación bilingüe en 1998 pero esto podría dar un revés muy pronto. El senador Ricardo Lara presentó una propuesta para implementar la educación bilingüe en el estado.

    La medida SB 1174 ha avanzado, pasando por varios comités, y se anticipa que pasará al pleno del senado después del 23 de mayo.

    “Lo que cambiaría es que le daría la autoridad a los distritos escolares, y oficinas de educación del condado de poder ofrecer diferentes lenguajes que los niños puedan aprender”, dijo Andrés Quintero, presidente del distrito escolar Alum Rock.

    “De la edad de cero a 12 años, un niño aprende un lenguaje naturalmente, en una forma social, sin tener que enseñarle. Entre los 12 a 14 años, el niño ya empieza a perder esa habilidad”, añadió Quintero.

    La propuesta de Lara tendría que ser aprobada por la Legislatura y después por los votantes en noviembre del 2016 para poder revocar la Proposición 227 que prohibió la educación bilingüe en California.

    Según Jenine Ramírez, quien encabeza el Instituto de Padres para una Educación de Calidad (PIQE), a muchos padres les preocupa que una vez los niños ingresan a la escuela ya no quieren hablar español.

    “Hay estudios que demuestran que cuando los estudiantes están aprendiendo dos idiomas a una edad temprana esto les ayuda a desarrollar una parte de su cerebro que después les ayuda en muchas cosas”, dijo Ramírez.

    La propuesta de Lara no obligaría a ofrecer la educación bilingüe, pero si elimina las trabas que impuso la Proposición 227 y que provocó que entre 1997 y 2011 la cantidad de niños inscritos en programas multilingües bajara de un 39 a un 13 por ciento.