Más reglas para los "e-cigarettes"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    Cada ciudad del condado de Santa Clara tendrá la facultad para decidir si implementará o no las nuevas prohibiciones con respecto a los cigarrillos electrónicos.

    Los supervisores del condado de Santa Clara votaron de forma unánime el martes para reforzar la prohibición de los cigarrillos electrónicos para que el producto tenga las mismas restricciones que el tabaco tradicional.

    La decisión, con los cinco votos a favor, prohíbe que se fumen los “e-cigarettes” en lugares cerrados que son públicos, como por ejemplo, lugares de trabajo, bares, restaurantes y moteles.

    La ordenanza establece que la prohibición incluye lugares del condado que no están incorporados a ninguna ciudad.

    Otra de las estipulaciones es que no se podrá fumar a una distancia menor de 30 pies en lugares en donde se prohíbe fumar.

    Cada ciudad podrá decidir si quieren implementar esta política.

    En marzo el concejo votó a favor de prohibir el consumo de estos cigarrillos en propiedad del condado.

    Algunos comerciantes se mostraron en contra de la medida argumentando que esta afectaría a sus negocios.

    Los negocios que vendan los cigarrillos electrónicos tendrán que pagar la licencia que se adquiere para vender tabaco tradicional.

    Aquellos a favor de la medida dijeron que los cigarrillos electrónicos representan un peligro para los jóvenes que los utilizan, ya que los motiva a fumar cigarrillos tradicionales.

    Los cigarrillos electrónicos funcionan con una batería para calentar y vaporizar una sustancia compuesta por nicotina.

    El supervisor Ken Yeager impulsó este proyecto, y dijo que simplemente buscaba incorporar el cigarrillo a la política que existe con respecto al tabaco tradicional.