Lucha para que no deporten a su madre

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO 48
    David González, de 19 años, teme que su madre sea deporada.

    Coreando “Obama, don’t deport my mamma” estudiantes en la Universidad de San José, junto a otras organizaciones, participaron de una manifestación exigiendo al presidente Barack Obama que utilice su poder discrecional para detener la deportación de Antonia Aguilar, la madre del estudiante de ingeniería David González.

    Por su parte la congresista Zoe Logfren presentará un proyecto de ley para detener la deportación de esta madre, reunirla con sus tres hijos y detener la política del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos que ha llevado a la deportación de más de 2 millones de indocumentados.

    González, de 19 años y residente de San José, es la primera persona en su familia en ir a la universidad. Pero últimamente le cuesta mucho concentrarse ya que su madre lleva meses en un centro de detención por ser indocumentada.

    González se ha dedicado a luchar incasablemente para que esto no ocurra. Aunque la desunión familiar tiene a González agobiado, también está determinado en lograr que su madre permanezca en los Estados Unidos, reunificar a su familia y de paso, ayudar a otros inmigrantes que viven situaciones similares.

    “Es difícil hacer los trabajos de la escuela, pensar como esta mi mamá y también pensar en cómo están mis hermanos porque ahorita mi familia está separada”, dijo González.

    La madre de David vivió en Estados Unidos por 10 años. Pero hace tres años que la mujer tuvo que viajar a México para cumplir con un deber de hija: ver a su padre antes de que este muriera.

    Actualmente la madre de González se encuentra en un centro de detención de San Diego luego de que su solicitud de asilo fuese denegada.

    González acudió recibe la ayuda de Lofgren, quien presentará la propuesta de ley, Private Relief, la cual tiene como meta demostrar una razón humanitaria suficientemente poderosa como para permitirle a una persona permanecer en el país.

    Aunque es difícil que esta medida sea aprobada, González tiene esperanza.

    “Yo se que la historia de mi mamá es una entre las 11 millones, pero es mi mamá y estoy haciendo todo lo posible para reunir mi familia”, dijo el joven.